Los edulcorantes bajos en calorías y el riesgo de parto prematuro: resultados de dos estudios y un meta-análisis

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Carlo La Vecchia
Nombre de publicación : Journal of Family Planning and Reproductive Health Care, 2013; 39: 12–13
Año de publicación : 2013

Sumario

La posible relación entre los edulcorantes bajos en calorías y los resultados adversos en el embarazo, en particular, el parto prematuro y el bajo peso del recién nacido, fue planteada por primera vez en 2010 por Halldorsson et al. a partir de un estudio basado en la Cohorte de nacimientos nacional danesa (1996- 2002). Otro estudio publicado en 2012 por Englund-Ogge et al. examinaba igualmente la posible relación entre las bebidas edulcoradas bajas en calorías y las azucaradas y el parto prematuro con datos de 60.761 mujeres de un grupo de estudio de madres e hijos noruego.

En este comentario, Carlo La Vecchia presenta las limitaciones de ambos estudios. En concreto, en el estudio danés de Halldorsson et al. (2010), el informe original presentaba los resultados estratificados solo por bebidas carbonatadas y no-carbonatadas, y ofrecía un riesgo relativo (RR) de 1,78 para consumidoras de ? 4 raciones/día de “refrescos carbonatados edulcorados artificialmente”. Este cálculo del RR se basaba, sin embargo, en 27 casos solo (es decir, menos del 1% de los casos), una sub-población bastante limitada. Este subgrupo podía perfectamente tener otras características de referencia que influyeran en su riesgo de embarazo prematura, y es probable que algunos factores confusos estuvieran también presentes tras un análisis multi-variante.

En relación con el estudio noruego realizado por Englund-Ogge et al. (2012), las notas que se comparaban con no-usuarios de bebidas edulcoradas artificialmente, el riesgo relativo (RR) era de 1,01 para <1 ración/semana, 1,09 para 1-6 raciones/semana, 1,20 para 1 ración/día, 1,01 para 2-3 raciones/día y 1,12 para ? 4 raciones/día. La prueba para la tendencia no era formalmente significativa (p=0,053) y no existía una relación dosis-riesgo lineal; es decir, el RR era 1,01 tanto para mujeres que informaban un uso esporádico (<1 ración/semana) como para aquéllas que declaraban un uso regular de 2-3 bebidas/día.

Asimismo, en este estudio, La Vecchia y su equipo agrupaban las conclusiones principales de los estudios danés y noruego usando las técnicas de meta-análisis estándar. Basándonos en los resultados del meta-análisis, no existe evidencia alguna de que las bebidas bajas en calorías tengan un impacto en el parto prematura en ninguna de las variantes en comparación con las bebidas edulcoradas con azúcar.

Ver el artículo completo