Control del peso

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Consumir una bebida o un alimento edulcorado bajo en calorías en vez de su versión edulcorada con azúcar puede ayudar a reducir la ingesta total diaria de azúcares. A su vez, si se utiliza como parte de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, puede ayudar a conseguir una menor ingesta de energía (calorías) y ser una herramienta útil a la hora de abordar el exceso de peso corporal. En medio de preocupantes índices de obesidad y sobrepeso, y dado que las autoridades de salud pública recomiendan reducir la ingesta total de azúcares en adultos y niños1, los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías (EBCSC) pueden suponer una contribución muy útil.

Esta aseveración está respaldada por exhaustivas revisiones sistemáticas y metaanálisis de ensayos controlados aleatorizados en seres humanos que, en cambio, no respaldan las afirmaciones que sugieren que los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías pueden dar lugar a sobreingestas y aumento de peso2-5. La ingesta de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías ni estimula ni suprime el apetito, mientras que la investigación sugiere que, en muchos casos, los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías también pueden ayudar a satisfacer el deseo de algo dulce6.

La ciencia sobre los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías y el control del peso

Exhaustivas revisiones sistemáticas y metaanálisis de ensayos controlados aleatorizados (ECA), que proporcionan pruebas de la máxima calidad para examinar los efectos potencialmente causales de la ingesta de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías, han indicado un papel beneficioso de la sustitución de azúcar por edulcorantes bajos en calorías/sin calorías para reducir la ingesta calórica total y, a su vez, el control del peso corporal2-5.

Una revisión sistemática y metaanálisis reciente por parte de Laviada-Molina et al llegó a la conclusión de que el uso de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías da como resultado valores inferiores, clínicamente apreciables, de peso corporal/índice de masa corporal (IMC)5. Se concluyó que este efecto favorable era más significativo cuando se utilizaban edulcorantes bajos en calorías/sin calorías, en especial entre la población adulta, en personas con sobrepeso u obesidad, y en quienes siguen una dieta sin restricciones. Los resultados demostraron que usar edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en vez de azúcar tiene un beneficio (como promedio) de una pérdida de peso de 1,3 kg entre la población general, con un valor mayor, de unos 2,5 kg, en personas con sobrepeso/obesidad.

Una revisión sistemática y metaanálisis por parte de Toews et al4, respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), descubrió un pequeño efecto beneficioso de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías sobre el IMC. Cuando el metaanálisis estimaba sus efectos en un subgrupo de personas con sobrepeso y obesidad, el uso de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías daba como resultado una reducción del peso corporal de aproximadamente 2 kg, en línea con las conclusiones del metaanálisis más amplio de Laviada-Molina et al. Revisiones sistemáticas y metaanálisis anteriores de ECA también confirman los efectos beneficiosos sobre el IMC y el peso corporal cuando se utilizan edulcorantes bajos en calorías/sin calorías como sustitutos del azúcar, lo que sugiere que los edulcorantes pueden ser una herramienta dietética de utilidad para mejorar el cumplimiento de planes de pérdida o mantenimiento de peso2,3.

Por supuesto, los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías no son una varita mágica y no pueden, como tal y por sí solos, hacernos perder peso. Los expertos científicos explican que el beneficio de usar edulcorantes bajos en calorías/sin calorías dependerá de la cantidad de calorías y azúcares que se sustituyan en la dieta, así como de la calidad general de la dieta7.

Edulcorantes bajos en calorías/sin calorías y obesidad

La evidencia que se desprende de los ECA, el tipo de diseño de estudio más sólido, respalda la afirmación de que el consumo de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en vez de azúcar puede ayudar a reducir la ingesta calórica general y ser, a su vez, una herramienta útil en estrategias para el control del peso. Esta evidencia contradice la hipótesis generada a partir de ciertos datos observacionales que sugieren que los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías podrían provocar aumento de peso. Expertos explican que la asociación positiva entre el consumo de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías y obesidad presentada en determinados estudios observacionales puede ser la consecuencia, y no el motivo, del sobrepeso y la obesidad8. En la revisión respaldada por la OMS, Toews et al4 establecen que los resultados de los estudios observacionales sobre los efectos para la salud de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías deberían interpretarse con cautela, y que debería enfocarse la atención en plausibles factores residuales de confusión, así como en causalidad inversa.

En un momento de preocupantes índices de obesidad, cuando no hay muchas herramientas que puedan ayudar a las personas con el control del peso, los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías pueden ser una estrategia nutricional útil para ayudar a reducir la ingesta calórica total si se utilizan para sustituir al azúcar como parte de una dieta saludable, y no existe evidencia alguna procedente de estudios controlados sobre seres humanos que respalde la noción de que los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías puedan contribuir al aumento de peso o a la obesidad.

Edulcorantes bajos en calorías, apetito y predilección por el sabor dulce

Estudios sobre seres humanos demuestran que los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías ni estimulan ni suprimen el apetito o el hambre en las personas6,9,10. Además, diversos estudios demuestran que consumir una bebida edulcorada baja en calorías/sin calorías puede ayudar a controlar los antojos de comida y/o reducir el deseo de consumir, y la ingesta real de, alimentos dulces en ciertas personas11-14. Por ejemplo, el estudio reciente de Maloney et al13 llegó a la conclusión de que las bebidas edulcoradas bajas en calorías/sin calorías pueden ayudar a ciertas personas a comer menos, al controlar los antojos y hacerles sentir que disfrutan más de las comidas, con más control, y menos culpables respecto a su alimentación. Así, los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías pueden ayudar a las personas que siguen una dieta de pérdida de peso a respetar su plan de control del peso y a la vez, mantener una mayor palatabilidad y obtener mayor placer de la dieta.

Una revisión sistemática reciente de la literatura científica por parte de Appleton et al15 llegó a la conclusión de que la exposición al sabor dulce tiende a disminuir en gran medida el deseo de alimentos dulces y dar como resultado una menor predilección por el sabor dulce en las horas siguientes. Esto se atribuye a la saciedad sensorial específica, un fenómeno en que el gusto y el placer relacionados con los alimentos desciende más acusadamente respecto a alimentos con el mismo sabor que los ingeridos recientemente. De este modo, la evidencia actual respalda la afirmación de que el consumo de alimentos endulzados con edulcorantes bajos en calorías/sin calorías puede ayudar a satisfacer nuestro deseo de dulce y reducir, por tanto, la ingesta de alimentos edulcorados con azúcar, y de que no fomenta la “glotonería”.

Para obtener más información sobre el papel de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en la reducción de calorías y el control del peso, puede descargarse la ficha de la ISA ‘Control y gestión del peso: la función de los edulcorantes bajos en calorías‘ y la infografía de la ISA ‘Edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en la reducción de calorías y azúcares‘.

  1. Guideline: Sugars intake for adults and children. Geneva: World Health Organization; 2015. http://www.who.int/nutrition/publications/guidelines/sugars_intake/en/
  2. Miller P, Perez V. Low-calorie sweeteners and body weight and composition: a meta-analysis of randomized controlled trials and prospective cohorts (391.1). Am J Clin Nutr. 2014; 100(3): 765-77
  3. Rogers PJ, Hogenkamp PS, de Graaf C, et al. Does low-energy sweetener consumption affect energy intake and body weight? A systematic review, including meta-analyses, of the evidence from human and animal studies. Int J Obes (Lond) 2016; 40: 381-94
  4. Toews I, Lohner S, de Gaudry DK, Sommer J, Meerpohl JJ. Association between intake of non-sugar sweeteners and health outcomes: systematic review and meta-analyses of randomised and non-randomised controlled trials and observational studies. BMJ 2019;363: k4718
  5. Laviada-Molina H, Molina-Segui F, Pérez-Gaxiola G, et al. Effects of nonnutritive sweeteners on body weight and BMI in diverse clinical contexts: Systematic review and meta-analysis. Obes Rev 2020; 21(7) :e13020.
  6. Bellisle F. Intense Sweeteners, Appetite for the Sweet Taste, and Relationship to Weight Management. Curr Obes Rep 2015; 4(1): 106-110
  7. Ashwell MA, Gibson S, Bellisle F, Buttriss J, Drewnowski A, Fantino M, Gallagher AM, de Graaf K, Goscinny S, Hardman CA, Laviada-Molina H, López-García R, Magnuson B, Mellor D, Rogers P, Rowland I, Russell W, Sievenpiper J, la Vecchia C. Expert consensus on low calorie sweeteners: facts, research gaps and suggested actions. Nutr Res Rev. 2020; 33(1): 1-10.
  8. Mela DJ, McLaughlin J, Rogers PJ. Perspective: Standards for Research and Reporting on Low-Energy (“Artificial”) Sweeteners. Adv Nutr 2020; 11(3): 484-491
  9. Public Health England. Sugar Reduction: The Evidence for Action. 2015 Available at: https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/470179/Sugar_reduction_The_evidence_for_action.pdf
  10. Fantino M, Fantino A, Matray M, Mistretta F. Beverages containing low energy sweeteners do not differ from water in their effects on appetite, energy intake and food choices in healthy, non-obese French adults. Appetite 2018; 129: 103-112 
  11. Piernas, C., Tate, D. F., Wang, X., & Popkin, B. M. (2013). Does diet-beverage intake affect dietary consumption patterns? Results from the Choose Healthy Options Consciously Everyday (CHOICE) randomized clinical trial. Am J Clin Nutr, 97(3), 604-611
  12. de Ruyter, J. C., Katan, M. B., Kuijper, L. D., Liem, D. G., & Olthof, M. R.. The effect of sugar-free versus sugar-sweetened beverages on satiety, liking and wanting: An 18 month randomized double-blind trial in children. PlosOne 2013; 8(10): e78039.
  13. Maloney NG, Christiansen P, Harrold JA, Halford JCG, Hardman CA. Do low-calorie sweetened beverages help to control food cravings? Two experimental studies. Physiol & Behav 2019; 208: 112500
  14. Rogers PJ, Ferriday D, Irani B, et al. Sweet satiation: Acute effects of consumption of sweet drinks on appetite for and intake of sweet and non-sweet foods. Appetite. 2020; 149: 104631
  15. Appleton KM, Tuorila H, Bertenshaw EJ, de Graaf C and Mela DJ. Sweet taste exposure and the subsequent acceptance and preference for sweet taste in the diet: systematic review of the published literature. Am J Clin Nutr 2018; 107: 405–419