La no carcinogenicidad de la sucralosa: Un análisis de los fundamentos científicos y normativos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Colin Berry, David Brusick, Samuel M. Cohen, Jerry F. Hardisty, V. Lee Grotz & Gary M. Williams
Nombre de publicación : Nutrition and Cancer 2016; DOI: 10.1080/01635581.2016.1224366
Año de publicación : 2016

Resumen

Las autoridades reguladoras de todo el mundo han descubierto que el edulcorante no nutritivo, la sucralosa, no es cancerígeno, basándose en una serie de estudios. Se llevó a cabo un examen de estos y otros estudios encontrados a través de una búsqueda exhaustiva de bases de datos electrónicas, usando los términos apropiados, y los resultados del examen se exponen aquí. Se incluye también como contexto una revisión de los tipos de estudios en los que se basan las agencias reguladoras para evaluar el potencial cancerígeno. Estudios fisioquímicos y farmacocinéticos / toxicocinético ratifican la estabilidad bajo condiciones de uso y revelan que no existen metabolitos de potencial cancerígeno. Estudios de la carcinogenicidad a largo plazo en modelos animales no ofrecen ninguna evidencia del potencial cancerígeno de la sucralosa. En los estudios realizados en adultos sanos, la sucralosa fue bien tolerada y sin evidencia de toxicidad u otros cambios que pudieran sugerir posibles efectos cancerígenos. En resumen, la sucralosa no muestra ninguna actividad cancerígena ni siquiera tras niveles de exposición de distinta magnitud por encima del rango de nivel de ingestión diaria previsto.

Sumario

Este análisis sistemático exhaustivo se realizó sobre todas las evidencias y estudios disponibles encargados de probar la seguridad y carcinogenicidad de la sucralosa y confirmaron que el edulcorante es seguro para el consumo y no provoca cáncer. La sucralosa no demuestra actividad cancerígena alguna incluyo cuando los niveles de exposición son de distinta magnitud y mayores que el rango de niveles de ingestión diaria prevista. Examinando la literatura científica en este campo mediante una búsqueda sistemática de los estudios disponibles, incluyendo las investigaciones dirigidas tanto de forma independiente como las respaldadas por la industria sobre la seguridad de la sucralosa, los autores concluyeron que:

  • No existen pruebas de problemas químicos o toxicidad;
  • Ninguno de los metabolitos en la sucralosa resultaron ser cancerígenos;
  • No se observaron cambios en los genes que indicaran efectos que causaran cáncer;
  • A dosis cientos de veces la ingesta máxima prevista para el ser humano, la toxicidad y estudios de la carcinogenicidad a largo plazo “no mostraron ninguna evidencia de potencial carcinógeno alguno”.

Ver el artículo completo