La ingesta de bebidas edulcoradas y el riesgo de diabetes autoinmune latente del adulto (LADA) y diabetes del tipo 2

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Löfvenborg JE, Anderson T, Carlsson PO, Dorkhan M, Groop L, Martinell M, Tuomi T, Wolk A, Carlsson S
Nombre de publicación : Eur J Endocrinol. 2016 Dec;175(6):605-614
Año de publicación : 2016

Resumen

OBJETIVO: La ingesta de bebidas azucaradas se asocia al aumento del riesgo de padecer diabetes de tipo 2, pero su asociación con la diabetes autoinmune no está clara. Pretendemos investigar la ingesta de bebidas azucaradas y el riesgo de la diabetes autoinmune latente de adultos (LADA); diabetes autoinmune con características de la diabetes del tipo 2.
DISEÑO / MÉTODOS: Datos obtenidos de un estudio basado en la población sueca, incluidos los casos de incidentes de LADA (n = 357) y diabetes del tipo 2 (n = 1136) y los controles seleccionados de manera aleatoria (n = 1371). La clasificación de la diabetes se basó en una edad de inicio (?35), autoanticuerpos de ácido glutámico de descarboxilasa (GADA) y C-péptido. La ingesta de bebidas azucaradas se obtuvo a partir de un cuestionario de frecuencia de alimentos validado. Los Odds Ratios fueron ajustados para la edad, sexo, antecedentes familiares de diabetes, educación, estilo de vida, dieta, inteste de energía e IMC usando la regresión logística.
RESULTADOS: La ingesta diaria de >2 porciones de bebidas azucaradas (consumidas por el 6% de los participantes) se asoció al aumento del riesgo de padecer LADA (OR: 1.99, 95% CI: 1,11-3,56), y por cada porción de 200 ml diaria, el Odd Ratio fue 1,15 (95% CI: 1,02-1,29). Las conclusiones fueron similares para las bebidas azucaradas con azúcar (OR: 1,18, 95% CI: 1,00-1,39) y las bebidas edulcoradas artificialmente (OR: 1,12, 95% CI: 0,95-1,32). Similarmente, cada aumento de porción diaria en el total de bebidas azucaradas confirió un 20% más de riesgo de diabetes del tipo 2 (95% CI: 1,07-1,34). En pacientes con diabetes del tipo 2, los grandes consumidores mostraron mayores niveles de HOMA-IR (4,5 vs 3,5, P = 0,0002), pero menores niveles de HOMA-B (55 vs 70, P = 0,0378) que nos no consumidores. Se observaron tendencias similares con LADA.
CONCLUSIONES: La ingesta elevada de bebidas azucaradas se asoció al riesgo aumentado de LADA. La relación observada la unía a la diabetes del tipo 2, sugiriendo vías comunes que posiblemente incluirían la resistencia a la insulina.

Sumario

Basándose en una población muy pequeña, en concreto, solo el 6% de 357 personas con diabetes tipo LADA (21 personas en total), el estudio realizado por Löfvenborg et al. sugiere que la ingesta diaria de más de dos bebidas azucaradas está relacionada con el mayor riesgo de LADA y, de manera similar, con la diabetes de tipo 2.

Asimismo, por su naturaleza, un estudio observacional no puede establecer una relación causal entre el consumo de bebidas dietéticas y el riesgo de padecer diabetes. De hecho, los autores reconocen la limitación principal del estudio, su diseño retrospectivo que puede conducir a un sesgo de memoria. El hecho de que se pidiera a los pacientes recordar su consumo de bebidas azucaradas antes de su diagnóstico, mientras se pedía a los controles recordar su ingesta durante el año directamente anterior a la fecha de participación, puede producir sesgo. Como en todos los estudios de naturaleza observacional, no puede excluirse la posibilidad de que los resultados estén influenciados por factores confusos residuales y sin medir o sean demasiado parciales.

Asimismo, resultan sorprendentes los resultados del estudio en relación con las personas con diabetes del tipo LADA, también llamada diabetes de tipo 1 de aparición tardía, refiriéndose a la diabetes del tipo 1 que surge en algún momento de la vida adulta en lugar de a una edad más temprana. LADA es un trastorno autoinmune y no existen pruebas que demuestren que el comportamiento de determinados alimentos o dietas pueda causar desórdenes autoinmunes. Por tanto, tales observaciones tienen muy poco valor y son cuestionables. Para más información, lea los comentarios de la ISA haciendo clic aquí.

Ver el artículo completo