Ingesta alimentaria de cuatro edulcorantes artificiales por parte de niños irlandeses en edad preescolar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Danika M. Martyn, Anne P. Nugent, Breige A. McNulty, Emer O’Reilly, Christina Tlustos, Janette Walton, Albert Flynn & Michael J. Gibney
Nombre de publicación : Food Additives & Contaminants, 2016: Part A, DOI: 10.1080/19440049.2016.1152880
Año de publicación : 2016

Resumen

A pesar de las rigurosas revisiones de pre-comercialización y post-comercialización en materia de seguridad, existe un elevado nivel de debate en relación con el uso de edulcorantes artificiales en los alimentos. Los niños resultan particularmente relevantes a la hora de evaluar la exposición química en los alimentos como consecuencia de sus exclusivos modelos de consumo de alimentos y su exposición comparativamente más alta a los componentes químicos de los alimentos sobre la base de su peso corporal cuando se comparan con la población general. El presente estudio examina la ingesta de cuatro edulcorantes intensos (acesulfamo K, aspartamo, sacarina, sucralosa) en la alimentación de niños de 1-4 años de edad utilizando los datos sobre presencia de edulcorantes y consumo de alimentos procedentes de la Encuesta Nacional de Nutrición Preescolar de Irlanda (“Irish National Pre-school Nutrition Survey”) (2010-11) y los datos analíticos relativos a la concentración de edulcorantes en alimentos procedente de un programa nacional de control. Se llevaron a cabo cuatro escenarios de evaluación de la exposición utilizando los datos disponibles sobre presencia y concentración de edulcorantes. Los resultados demostraron que la ingesta diaria media relativa a los cuatro edulcorantes se encontraba por debajo de la ingesta diaria admisible (IDA) (17% – 31%), incluso tomando en consideración los presupuestos más conservadores con respecto a la presencia y la concentración de edulcorantes. La ingesta elevada de los consumidores (P95) se encontraba asimismo por debajo de la IDA para los cuatro edulcorantes cuando se aplicaron unos cálculos estimativos más realistas de la exposición. Los datos tanto sobre presencia como sobre concentración presentaron un efecto considerable en la reducción de los valores estimados de la ingesta, con una reducción combinada de la ingesta del 95% cuando se expresa como un porcentaje de la IDA. Se consideró que las bebidas aromatizadas eran un factor clave que contribuía a la ingesta de edulcorantes artificiales en esta cohorte de población. Se concluyó que no existe riesgo para la salud de los niños irlandeses en edad preescolar con los actuales niveles de ingesta alimentaria de los edulcorantes objeto de estudio.

Sumario

En conclusión, esta evaluación global de la exposición de niños irlandeses en edad preescolar a cuatro edulcorantes bajos en calorías (acesulfamo K, aspartamo, sacarina y sucralosa) ha mostrado que no existen problemas de salud con los actuales niveles de ingesta alimentaria para el consumidor medio.

Ver el artículo completo