Efectos de las bebidas edulcoradas con aspartamo, la fruta del monje, estevia y sacarosa en la glucosa, la insulina y la ingesta de energía postprandial

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Tey S, Salleh NB, Henry J, Forde CG
Nombre de publicación : Int J Obes 2016; Dec 13. doi: 10.1038/ijo.2016.225. [Epub ahead of print]
Año de publicación : 2016

Resumen

ANTECEDENTES: Sustituir los edulcorantes por edulcorantes no nutritivos puede ayudar al control glucémico y de peso corporal. Limitados estudios han investigado la compensación energética, las respuestas glucémica e insulínica a edulcorantes no nutritivos naturales.
OBJETIVOS: Este estudio comparaba los efectos de consumir edulcorantes no nutritivos (artificiales frente a naturales) y la sacarosa (65 g) en la ingesta de energía, la glucosa en sangre y las respuestas a la insulina.
MÉTODOS: Treinta hombres sanos participaron en este estudio de cruce aleatorio con cuatro tratamientos: bebidas edulcoradas con aspartamo, fruta del monje, estevia y sacarosa. En cada día del ensayo, se pidió a los participantes que tomaran un desayuno estándar por la mañana y se les entregaba una bebida como precarga para media mañana y un almuerzo ad libitum una hora después de ingerir la bebida del ensayo. Se midieron las concentraciones de insulina y glucosa en sangre cada 15 min durante la primera hora del consumo de la precarga y cada 30 min en las dos horas siguientes. Los participantes se marcharon del lugar de realización del estudio tres horas después del consumo de la precarga y completaron un diario de alimentos para el resto del día.
RESULTADOS: La ingesta del almuerzo ad libitum fue significativamente mayor en los tratamientos de edulcorantes no nutritivos en comparación con la sacarosa (P=0,010). La energía “almacenada” con la sustitución de la sacarosa por edulcorantes no nutritivos se vio totalmente compensada en las comidas siguientes, por tanto, no se encontró diferencia alguna entre los tratamientos (P=0,831) en la ingesta total de energía al día. Las bebidas edulcoradas con sacarosa provocaron grandes picos en la glucosa en sangre y las respuestas de la insulina en la primera hora siendo estas respuestas más altas con las tres bebidas con edulcorantes no nutritivos tras el almuerzo del ensayo. Por tanto, no se encontraron diferencias en el área total bajo la curva (AUC) para la glucosa (P=0,960) y la insulina (P=0,216) en las tres horas existentes entre las cuatro bebidas del ensayo.
CONCLUSIONES: El consumo de bebidas bajas en calorías con edulcorantes no nutritivos artificiales y naturales tienen una influencia mínima en la ingesta de energía total diaria, la glucosa postprandial y la insulina en comparación con las bebidas edulcoradas con sacarosa.

Sumario

Al contrario de lo que se ha publicado en pruebas clínicas aleatorias realizadas en las últimas tres décadas, que han demostrado de manera uniforme que cuando consumen precargas de edulcorantes bajos en calorías, los participantes no las compensan comiendo más en su almuerzo o cena en comparación con una precarga de sacarosa, el estudio de Tey et al. corrobora que en este pequeño grupo de 30 participantes hombres sanos, la energía “almacenada” con la sustitución de la sacarosa por edulcorantes bajos en calorías era compensada en las comidas siguientes, por tanto, no se encontró diferencia alguna entre los tratamientos en la ingesta total de energía. Sin embargo, esta conclusión se basa en mediciones sin control y por tanto no puede conducir a conclusiones concretas por la importante limitación del estudio, que son los datos de los propios encuestados para las comidas posteriores cuando los participantes se marchaban del lugar de realización del estudio (después del almuerzo). De hecho, y en línea con otros estudios, solo se observó la compensación parcial de energía (22-32%) a la hora del almuerzo (la única comida que los voluntarios consumían bajo supervisión en el lugar de realización del estudio), que realmente muestra que la sustitución del azúcar por edulcorantes bajos en calorías conduce a una menor ingesta de energía en la comida siguiente. Para más información, lea los comentarios de la ISA haciendo clic aquí.

Ver el artículo completo