Avances en los edulcorantes no calóricos con ventajas para la salud bucodental frente a los azúcares

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Grenby TH
Nombre de publicación : Proc Finn Dent Soc. 1991; 87(4): 489-99
Año de publicación : 1991

Resumen

Se han considerado muchos factores en la creación de edulcorantes intensos sustitutivos de los azúcares en la alimentación a beneficio de la salud bucodental. Estos incluyen sus propiedades generales, la seguridad y la evaluación toxicológica, la evolución metabólica en el organismo, el estatus normativo y la documentación de investigación dental. La elección de nuevos edulcorantes con propiedades mejoradas es cada vez mayor, prestándose especial atención a los múltiples ingredientes de edulcoración de origen natural y control de calorías, así como a las ventajas para la salud bucodental, la distinción entre las propiedades no-cariogénicas y anti-cariogénicas, la garantía de la aprobación normativa y el desarrollo de una atractiva variedad de alimentos y bebidas con estos nuevos ingredientes.

Sumario

Este examen ofrece un resumen de los avances de principios de los años 90 en relación con los edulcorantes bajos en calorías y sus beneficios para la salud bucodental. Se han realizado desde entonces una serie de estudios que muestran evidencias del papel beneficioso de los edulcorantes bajos en calorías para la salud bucodental. Teniendo en cuenta todas las evidencias publicadas disponibles, en 2011, la EFSA concluyó en su opinión científica que existe suficiente información científica para corroborar las afirmaciones que declaran que los edulcorantes intensos, como todos los sustitutivos del azúcar, conservan la mineralización dental mediante la reducción de la desmineralización dental cuando se consumen como sustituto del azúcar.

Basándose en esta opinión científica de la EFSA, la Comisión Europea ratificó en 2012 las afirmaciones que establecen que el consumo de alimentos con edulcorantes bajos en calorías en lugar de azúcar contribuye a la conservación de la mineralización dental (Reglamento de la Comisión (UE) Núm. 432/2012, 16 de mayo de 2012).

Ver el artículo completo