Sabor dulce – sin calorías: Expertos presentan la evidencia científica más reciente sobre los edulcorantes bajos en calorías

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Novedades científicas del simposio de la ISA en la conferencia de nutrición en GANEPÃO 2018 en Brasil

 

Aspectos destacados:

  • Los edulcorantes bajos en calorías se encuentran entre los ingredientes alimenticios más estudiados en todo el mundo; antes de que se apruebe su utilización en el mercado, los edulcorantes bajos en calorías son objeto de estrictas evaluaciones de seguridad por parte de autoridades reguladoras de todo el mundo que confirman constantemente su seguridad.
  • Existe una convincente evidencia, a nivel epidemiológico, sobre la ausencia de relación entre los edulcorantes bajos en calorías y el riesgo de diversos tipos comunes de cáncer.
  • Los edulcorantes bajos en calorías parecen saciar, más que aumentar, el deseo de productos de sabor dulce y facilitar la reducción de ingesta de calorías.
  • La evidencia existente sugiere que los edulcorantes bajos en calorías pueden ser una estrategia útil en la prevención y el tratamiento de la obesidad y la diabetes, al ayudar a reducir el consumo de azúcar y, a la vez, mantener la palatabilidad de la alimentación.

Introducción

La utilización y el papel de los edulcorantes bajos en calorías en la alimentación sigue siendo un tema candente en la investigación, y cada año se publican varios estudios nuevos que ponen de manifiesto nuevas evidencias en torno a las ventajas de los edulcorantes bajos en calorías. Un panel de ponentes internacionales presentó y debatió la evidencia científica más reciente en un simposio organizado por la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) en el contexto de la conferencia de nutrición en Ganepão 2018 que tuvo lugar en São Paulo, Brasil, el 13 de junio de 2018.

El Prof. Carlo La Vecchia, Universidad de Milán, Italia, la Dra. France Bellisle, Universidad de París 13, Francia, y el Dr. Caomhan Logue, Universidad del Ulster, Coleraine, Reino Unido, presentaron los datos más recientes de su área de experiencia e interés científico en torno a: “Sabor dulce sin calorías: Seguridad, ventajas y papel de los edulcorantes bajos en calorías en la obesidad y la diabetes”, en un simposio de la ISA al que asistieron más de 130 científicos, médicos, y profesionales de la nutrición.

Una revisión de la evidencia en torno a la seguridad de los edulcorantes bajos en calorías

Pese a las repetidas y exhaustivas evaluaciones de seguridad, y la confirmación constante de la seguridad de los edulcorantes bajos en calorías por parte de autoridades reguladoras de todo el mundo, incluidos el Comité Mixto de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Administración estadounidense de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), desde los años 70 se viene debatiendo el papel de los edulcorantes bajos en calorías en el riesgo de cáncer. Presentando los datos publicados disponibles, y en línea con las opiniones científicas de autoridades de seguridad alimentaria de todo el mundo, el Prof. Carlo La Vecchia, concluyó que ya existe una convincente evidencia a nivel epidemiológico de la ausencia de relación entre los edulcorantes bajos en calorías y el riesgo de diversos neoplasmas comunes.1

Con el fin de ofrecer una revisión de la evidencia en torno a los edulcorantes bajos en calorías y el riesgo de diversos tipos de cáncer, el profesor La Vecchia presentó datos de sus trabajos de investigación que estudiaron el riesgo de padecer cáncer en diversos órganos, incluidos cánceres en la cavidad bucal, faringe y laringe; de esófago, estómago, páncreas y colon-recto; de mama, ovarios, endometrio, próstata y riñón; así como el trabajo de otros científicos que consideraron datos sobre neoplasmas cerebrales y hematopoyéticos, entre otros tipos de cáncer. Sobre la base de la evidencia epidemiológica disponible, los edulcorantes bajos en calorías no están asociados a un mayor riesgo de los tipos de cáncer estudiados, lo que está en línea con el gran número de estudios existentes sobre carcinogenicidad que demuestran que no existe efecto carcinogénico entre todos los edulcorantes bajos en calorías aprobados.2

Es más, los niveles actuales de ingesta global de los diferentes edulcorantes bajos en calorías son muy inferiores a las Ingestas Diarias Admisibles (IDA) individuales para cada edulcorante, lo que refuerza la seguridad de que no existe motivo para la preocupación con los niveles actuales de consumo. 3

Sabor dulce sin calorías y el efecto de los edulcorantes bajos en calorías sobre el apetito y la ingesta de energía

El efecto de los edulcorantes bajos en calorías sobre el apetito y la ingesta de energía y el papel del sabor dulce sin calorías en la dieta se han convertido en temas de gran interés para la ciencia a lo largo de la última década, debido especialmente a que los edulcorantes bajos en calorías pueden ser un medio útil para ayudar a las personas a cumplir las recientes recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) respecto a la reducción de la ingesta excesiva de azúcar.4

La Dra. France Bellisle habló sobre el sabor dulce en la dieta, la preferencia innata por lo dulce, y el papel que los edulcorantes bajos en calorías pueden desempeñar en la reducción de azúcar y energía, dado que proporcionan dulzor sin calorías.5 Recientes revisiones sistemáticas y meta-análisis han confirmado, además, que el uso de edulcorantes bajos en calorías está asociado a una ingesta inferior de azúcar y energía en el contexto de programas de pérdida de peso, y que también pueden facilitar el mantenimiento del peso perdido después de finalizar una dieta.6 La Dra. Bellisle presentó datos que demuestran que, aunque las hipótesis más tempranas sugerían que los edulcorantes bajos en calorías podían aumentar el apetito natural por lo dulce y, paradójicamente, estimular el consumo de otros productos dulces (con azúcares) y, quizás, la sobreingesta, ensayos clínicos demuestran que los edulcorantes bajos en calorías pueden saciar más que aumentar el deseo de productos con sabor dulce y facilitar la reducción de la ingesta de azúcares.5,7 Respecto a la necesidad de continuar la investigación en el futuro, la Dra. Bellisle concluyó que es necesaria más investigación para evaluar el papel de los edulcorantes bajos en calorías en el control del apetito por lo dulce a lo largo de la vida y en la prevención de la ganancia de peso, en particular en personas con riesgo de sobrepeso/obesidad.

El papel de los edulcorantes bajos en calorías en la obesidad y la diabetes: un punto de vista de salud pública

Con la obesidad y la diabetes convirtiéndose en importantes problemas de salud en todo el mundo a lo largo de las últimas décadas, el objetivo de la presentación del Dr. Caomhan Logue era revisar y presentar la evidencia en torno al papel que pueden desempeñar los edulcorantes bajos en calorías en el tratamiento de la obesidad y la diabetes desde el punto de vista de la salud pública.6,8 Con ingestas que actualmente superan las recomendaciones establecidas por organizaciones de la salud, se han sugerido diversos enfoques para reducirlas, como el fomento de elecciones más saludables, la reducción del tamaño de las porciones, y la reformulación de productos, que incluye el uso de edulcorantes bajos en calorías.9

Pese a la evidencia actual de revisiones sistemáticas recientemente publicadas con meta-análisis que apoyan el efecto beneficioso de los edulcorantes bajos en calorías sobre el peso cuando se utilizan para sustituir al azúcar, aún persiste el debate en torno al uso de edulcorantes bajos en calorías en relación con sus efectos en el control a largo plazo del peso y la obesidad. Esto se debe principalmente a conclusiones contradictorias procedentes de estudios observacionales, algunos de los cuales han encontrado asociaciones positivas con el riesgo de ganancia de peso y diabetes. Sin embargo, estas conclusiones pueden atribuirse en gran parte a causalidad inversa o a la presencia de factores confusos. Es más, las limitaciones relacionadas con los métodos utilizados para estimar la ingesta dietética también pueden ser origen de resultados sesgados. Por ello, con el fin de abordar este tipo de limitaciones importantes en investigaciones futuras, pueden ser de ayuda enfoques alternativos que generen datos más objetivos y completos sobre la ingesta de edulcorantes, como un enfoque en biomarcadores. 10 No obstante, los estudios observacionales no pueden, por naturaleza, establecer una relación causal y toda asociación sugerida ha de examinarse en ensayos bien diseñados con humanos.

Dado que los edulcorantes bajos en calorías son aditivos alimentarios que ofrecen el deseado sabor dulce sin añadir calorías, pueden contribuir a la reducción de la ingesta de azúcares y calorías sin ejercer un impacto glicémico y, a la vez, mantener la palatabilidad de la alimentación y de productos reformulados. Por ello, se ha sugerido que los edulcorantes bajos en calorías pueden suponer una contribución positiva hacia la consecución de importantes metas de salud pública en relación con la obesidad y la diabetes , cuando se integran en una dieta general de alta calidad y un estilo de vida saludable.

Para más información sobre el programa y los ponentes del simposio de la ISA en la conferencia de nutrición en Ganepão 2018, así como sobre las actividades de la ISA en esta ocasión, por favor, visite la página dedicada en el portal web de la ISA haciendo clic aquí.

  1. Gallus S, et al,…, La Vecchia C. Artificial sweeteners and cancer risk in a network of case-control studies. Ann Oncol 2007 Jan; 18(1): 40-4
  2. Magnuson BA, et al. G. Biological fate of low-calorie sweeteners. Nutr Rev 2016; 74(11): 670-689
  3. Martyn D, et al. Low-/No-Calorie Sweeteners: A Review of Global Intakes. Nutrients 2018; 10(3): 357
  4. World Health Organization. Guideline: sugars intake for adults and children. Geneva: World Health Organization; 2015.
  5. Bellisle F. Intense Sweeteners, Appetite for the Sweet Taste, and Relationship to Weight Management. Curr Obes Rep 2015; 4(1): 106-110
  6. Rogers PJ, et al. Does low-energy sweetener consumption affect energy intake and body weight? A systematic review, including meta-analyses, of the evidence from human and animal studies. Int J Obes 2016;40(3):381-94
  7. Appleton KM, et al. Sweet taste exposure and the subsequent acceptance and preference for sweet taste in the diet: systematic review of the published literature. Am J Clin Nutr 2018;107:405–419.
  8. Nichol et al. Glycemic impact of non-nutritive sweeteners: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Eur J Clin Nutr 2018; 72: 796-804
  9. Public Health England. Sugar Reduction: Achieving the 20%; 2017
  10. Logue C et al. Application of Liquid Chromatography-Tandem Mass Spectrometry To Determine Urinary Concentrations of Five Commonly Used Low-Calorie Sweeteners: A Novel Biomarker Approach for Assessing Recent Intakes? J Agric Food Chem 2017; 65(22): 4516-4525.