Las bebidas edulcoradas bajas en calorías/sin calorías durante el embarazo no afectan de modo adverso al microbioma intestinal de los bebés

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Declaración de la ISA en respuesta al estudio de Laforest-Lapointe et al.

Bruselas, 4 de enero de 2021: Frente a las afirmaciones realizadas en un nuevo estudio de Laforest-Lapointe et al.1, la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) señala las evaluaciones de seguridad por parte de autoridades reguladoras de todo el mundo, que han venido confirmando repetida y constantemente la seguridad de todos los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías aprobados, incluso en el embarazo2,3,4.

Entre dichas autoridades reguladoras se incluyen el Comité Mixto de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Huelga decir que, con el fin de que se aprueben para su uso, estas autoridades evalúan meticulosamente todo tipo de estudios que examinan sus potenciales efectos secundarios, incluido todo efecto sobre la función intestinal.

Asimismo, es importante destacar el hecho de que, al tratarse de un estudio de control de casos, que es un tipo de estudio observacional, el estudio de Laforest-Lapointe et al. presenta una serie de limitaciones. De hecho, este diseño de estudio no puede determinar una relación causa-efecto debido a factores de confusión residuales y potencialmente no medidos. Es más, los resultados de este estudio se basan solo en un pequeño subconjunto (n=100) de una cohorte más amplia.

Como también reconocen los autores y confirman los resultados del estudio, los principales vectores para la composición del microbioma intestinal de los bebés son diversos factores distintos al consumo de bebidas edulcoradas bajas en calorías/sin calorías. Por ejemplo, se ha averiguado que la lactancia materna, las circunstancias del nacimiento, la etnia, la edad del bebé y los antibióticos intraparto tienen un efecto importante sobre la diversidad del microbioma, mientras que el efecto del consumo de bebidas bajas en calorías/sin calorías es mínimo. Otras limitaciones metodológicas de este estudio pueden haber afectado a la observación anterior, como un potencial error de medición en el auto-reporte de ingestas de bebidas.

De manera similar, los factores que afectan al aumento de peso y de índice de masa corporal (IMC) de los bebés en su primer año son numerosos, sin que exista evidencia alguna que respalde un vínculo causal directo entre el consumo de bebidas dietéticas durante el embarazo y la categoría de peso del bebé. Toda asociación advertida en estudios observacionales puede deberse, muy probablemente, a causalidad inversa, como que mujeres embarazadas con riesgo de aumentar de peso se pasen a los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías con el fin de reducir su ingesta de azúcares y calorías.

En un momento en que la obesidad y las enfermedades no transmisibles, incluidas diabetes y enfermedades bucodentales, siguen siendo importantes problemas de salud mundial, y ante las recomendaciones actuales de salud pública de reducir la ingesta total de azúcares, los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías pueden suponer una ayuda para crear entornos alimentarios más sanos y ser, por tanto, una herramienta útil, si se utilizan en vez de azúcar y como parte de una dieta equilibrada, para ayudar a reducir la ingesta total de azúcares y calorías, así como para controlar los niveles de glucosa en sangre, incluso para mujeres embarazadas que puedan correr el riesgo de diabetes gestacional5. Además, los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías no fermentan por acción de las bacterias orales, lo que significa que no contribuyen a la desmineralización dental, que es uno de los motivos de la caries dental5. Pueden, por tanto, contribuir a una buena salud bucodental, si se utilizan en vez de azúcar6 y como parte de una dieta inocua para la dentadura.

  1. Laforest-Lapointe I, Becker AB, Mandhane PJ, Turvey SE, Moraes TJ, Sears MR, Subbarao P, Sycuro LK, Azad MB, Arrieta MC. Maternal consumption of artificially sweetened beverages during pregnancy is associated with infant gut microbiota and metabolic modifications and increased infant body mass index. Gut Microbes 2021;13(1):1-15. doi: 10.1080/19490976.2020.1857513. (open access)
  2. http://www.fao.org/food/food-safety-quality/scientific-advice/jecfa/en/
  3. https://www.fda.gov/food/food-additives-petitions/high-intensity-sweeteners
  4. http://www.efsa.europa.eu/en/topics/topic/sweeteners
  5. EFSA Scientific opinion on the substantiation of health claims related to intense sweeteners. EFSA 2011 Journal 9(6): 2229, and 9(4): 2076 and Commission Regulation 432/2012/EU (OJ L 136 25.5.2012, p. 1): http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2012:136:0001:0040:en:PDF
  6. Sugar substitutes and their role in caries prevention, FDI World Dental Federation, September 2008