Expertos internacionales en ciencias de la salud están de acuerdo sobre los beneficios de los edulcorantes bajos en calorías – Una revisión entre pares presentada en la publicación de diciembre del Nutrition Bulletin

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Bruselas, 1 de diciembre de 2014: Los expertos independientes multidisciplinares, de primera categoría, Sigrid Gibson, el Prof. Adam Drewnowski, el Prof. James Hill, la Prof. Eeva Widström, la Prof. Hely Tuorila y la Prof. Anne Raben1, se unieron con ocasión de la Conferencia de la International Sweeteners Association (ISA) celebrada a principios de este año, y aprovecharon para colaborar en una revisión de los beneficios de los edulcorantes bajos en calorías según estudios científicos.

El consenso entre los expertos en sus respectivos campos fue rotundo, sí, los edulcorantes bajos en calorías funcionan”, declaraba el Prof. Adam Drewnowski, y añadía: “todo el trabajo en toxicología y seguridad realizado por las agencias internacionales ha certificado repetidamente su seguridad y eficacia”.

La declaración de consenso sobre los beneficios de los edulcorantes bajos en calorías, publicada en diciembre de 2014 en el Nutrition Bulletin – un periódico revisado entre pares que ofrece noticias y revisiones científicas –señala el papel beneficioso que pueden jugar los edulcorantes bajos en calorías en la dieta y las opciones de estilos de vida. Las conclusiones vienen a confirmar los resultados de los recientes estudios científicos que muestran que los edulcorantes bajos en calorías no aumentan el apetito y no tienen efectos perceptibles en la saciedad, y pueden, de hecho, mejorar la pérdida de peso en condiciones reales cuando se usan como parte de un programa de pérdida de peso conductista.

Asimismo, los expertos admiten que los edulcorantes bajos en calorías pueden tener un efecto beneficioso en la glucosa e insulina post-prandial en individuos sanos y en personas con diabetes, con un impacto positivo en la salud bucodental cuando se usan en alimentos, bebidas, pastas dentífricas y medicamentos, siempre que otros componentes sean también no-cancerígenos ni erosivos.

Atrayendo la atención hacia el estudio basado en las evidencias recientes sobre los beneficios de los edulcorantes bajos en calorías, el documento aborda los malentendidos y la falta de información sobre los efectos de los edulcorantes bajos en calorías. Además, recuerda a los profesionales de la atención sanitaria y al público en general el apoyo que los edulcorantes bajos en calorías ha recibido de las autoridades legisladoras de todo el mundo.

El control de peso es una de las principales razones por las que se usan los edulcorantes bajos en calorías, y creo que ahora contamos con un tremendo número de estudios que muestran que los edulcorantes bajos en calorías son herramientas positivas, no negativas, para el control de peso”, señala el Prof. James Hill, quien concluye diciendo que “este es un mensaje que debe entenderse más ampliamente”.

Aportando dulzor sin calorías, las opciones ofrecidas por los edulcorantes bajos en calorías pueden suponer una importante contribución a una dieta saludable y con control de calorías. También son respetuosos con los dientes.

El documento de consenso se encuentra disponible para su descarga en el sitio web del editor haciendo clic aquí.

Notas para el editor

Para acceder a la ciencia, a continuación se muestra una lista de estudios sobre el tema no exhaustiva sobre el tema:

  • Anderson GH, Foreyt J, Sigman-Grant M et al. (2012) The use of low-calorie sweeteners by adults: impact on weight management. The Journal of Nutrition 142: 1163S-9S.
  • Bryant CE, Wasse LK, Astbury N et al. (2014) Non-nutritive sweeteners: no class effect on the glycaemic or appetite responses to ingested glucose. European Journal of Clinical Nutrition 68: 629-31.
  • Drewnowski A (2013) Dietary habits and use of low-calorie sweeteners: an effective tool in the prevention of obesity and diabetes. Annals of Nutrition and Metabolism 63 (Suppl. 1): 147-8.
  • EFSA NDA (EFSA Panel on Dietetic Products Nutrition and Allergies (2011) Scientific opinion on the substantiation of health claims related to intense sweeteners and contribution to the maintenance or achievement of a normal body weight (ID 1136, 1444, 4299), reduction of post-prandial glycaemic responses (ID 4298), maintenance of normal blood glucose concentrations (ID 1221, 4298), and maintenance of tooth mineralisation by decreasing tooth demineralisation (ID 1134, 1167, 1283) pursuant to Article 13(1) of Regulation (EC) No 1924/2006. EFSA Journal 9: 2229.
  • Keskitalo K, Tuorila H, Spector TD et al. (2007) Same genetic components underlie different measures of sweet taste preference. The American Journal of Clinical Nutrition 86: 1663-9.
  • Mattes RD & Popkin BM (2009) Nonnutritive sweetener consumption in humans: effects on appetite and food intake and their putative mechanisms. The American Journal of Clinical Nutrition 89: 1-14.
  • Miller PE & Perez V (2014) Low-calorie sweeteners and body weight and composition: a meta-analysis of randomized controlled trials and prospective cohorts studies. The American Journal of Clinical Nutrition. doi: 10.3945/ajcn.113.082826.
  • Peters JC, Wyatt HR, Foster GD, Hill JO et al. (2014) The effects of water and non-nutritive sweetened beverages on weight loss during a 12 week weight loss treatment program. Obesity 22: 1415-21.
  • Raben A, Moller BK, Flint A et al. (2011) Increased postprandial glycaemia, insulinemia, and lipidemia after 10 weeks’ sucrose-rich diet compared to an artificially sweetened diet: a randomised controlled trial. Food & Nutrition Research 55: 5961. doi: 10.3402/ fnr.v55i0.5961.

1 S. Gibson, Sig-Nurture, Ltd., Guildford, Surrey, UK; A. Drewnowski, University of Washington Center for Obesity Research, Washington, DC, USA; J. Hill, Anschutz Health and Wellness Center, University of Colorado, Boulder, CO, USA; A. B. Raben, Department of Human Nutrition, University of Copenhagen, Denmark; H. Tuorila, Department of Food and Environmental Sciences, University of Helsinki, Finland; E. Widström, National Institute for Health and Welfare, Helsinki, Finland.