Uso crónico de edulcorantes bajos en calorías y riesgo de obesidad abdominal en la tercera edad: Un estudio de cohorte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Chia CW, Shardell M, Tanaka T, Liu DD, Gravenstein KS, Siminsick EM, Egan JM, Ferrucci L
Nombre de publicación : Plos One 2016 Nov 23;11(11):e0167241. doi: 10.1371/journal.pone.0167241
Año de publicación : 2016

Resumen

INTRODUCCIÓN: El uso de los edulcorantes bajos en calorías para controlar el peso es cada vez más vigilado puesto que la obesidad, especialmente la abdominal, continúa arraigada pese al importante uso de edulcorantes bajos en calorías. Evaluamos si el uso crónico del edulcorante bajo en caloría es un factor de riesgo para padecer obesidad abdominal.
PARTICIPANTES Y MÉTODOS: Utilizamos 8268 medidas antropométricas y 3096 registros diarios de alimentos con información detallada sobre el consumo de edulcorantes bajos en calorías en todas los productos alimenticios, de 1454 participantes (741 hombres, 713 mujeres) en el Estudio Longitudinal de Envejecimiento de Baltimore recopilados entre 1984 y 2012 con un seguimiento medio de 10 años (rango: 0-28 años). Como referencia, 785 fueron no usuarios de edulcorantes bajos en calorías (51,7% hombres) y 669 participantes fueron usuarios de edulcorantes bajos en calorías (50,1% hombres). El uso variable en el tiempo de edulcorantes bajos en calorías fue operacional puesto que la proporción de visitas desde la referencia en la que se informaba el uso de los edulcorantes bajos en calorías. Empleamos modelos estructurales marginales para establecer la asociación entre la referencia y el uso variable en el tiempo de edulcorantes bajos en calorías, con los resultados longitudinales -el índice de masa corporal, circunferencia de la cintura, obesidad y obesidad abdominal- con resultados valorados en la visita tras la verificación de los edulcorantes bajos en calorías para minimizar el potencial de causalidad inversa. Todos los modelos se ajustaron según el año de visita, edad, sexo, edad por interacción sexual, raza, consumo de tabaco, ingesta de alimentos (cafeína, fructosa, proteína, carbohidrato y grasa), actividad física, diabetes y enfoques alimenticios para detener la hipertensión como elementos de confusión.
RESULTADOS: Con un seguimiento medio de 10 años, los usuarios de edulcorantes bajos en calorías tuvieron 0,80 kg/m2 mayor de índice de masa corporal (intervalo de seguridad de 95, 0,17-1,44), 2,6 cm más de contorno de cintura (intervalo de seguridad 95%, 0,71-4,39), 36,7% más de prevalencia (el ratio de prevalencia = 1,37; intervalo de seguridad 95%, 1m10-1,69) y 53% mayor incidencia (ratio de peligrosidad = 1,53; intervalo de seguridad 95% 1,10-2,12) de obesidad abdominal que los no usuarios de edulcorantes bajos en calorías.
CONCLUSIONES: El uso de edulcorantes bajos en calorías se encuentra asociado independientemente al peso relativo superior, mayor cintura y una prevalencia e incidencia mayores de obesidad abdominal que sugiere que el uso de los edulcorantes bajos en calorías puede no ser un medio efectivo de control de peso.

Sumario

Como reconocen los científicos, los estudios observacionales, por su naturaleza, no pueden probar causa y efecto. Sobre esta base, las conclusiones del estudio de Chia et al. que afirman que las personas de la tercera edad que consumen edulcorantes bajos en calorías tenían el 0,8kg/ m2 más de IMC y mayor circunferencia de cintura, en comparación con no consumidores, no pudiendo aportarse evidencia que pruebe esta relación.

Asimismo, en relación con la metodología del estudio, los dos grupos no son comparables en principio puesto que los usuarios de edulcorantes bajos en calorías ya tenían un IMC superior y una circunferencia de cintura mayor cuando se reclutaron para el estudio. Un punto clave de este estudio no es solo si los usuarios de edulcorantes bajos en calorías / nunca usuarios son más duros al comienzo (algo que es obvio y reconocido), sino si los sujetos que aumentaron el peso tendieron a mantenerse o se pasaron al consumo de edulcorantes bajos en calorías. Este tipo de causalidad inversa no puede tratarse en un estudio observacional (particularmente con un tamaño de muestra tan pequeño, a saber, 785 usuarios de edulcorantes bajos en calorías frente a 669 no usuarios). Por el contrario, los ensayos clínicos en humanos no corroboran que los edulcorantes bajos en calorías puedan provocar aumento de peso. Esto coincide con el hecho de que los edulcorantes bajos en calorías no tienen calorías con las que contribuir a ganar peso o a crear grasa. Para más información, lea los comentarios de la ISA haciendo clic aquí.

Ver el artículo completo