Revisión crítica de la bibliografía actual sobre la seguridad de la sucralosa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Magnuson BA, Roberts A, Nestmann ER
Nombre de publicación : Food and Chemical Toxicology, 2017 May 27. pii: S0278-6915(17)30281-8. doi: 10.1016/j.fct.2017.05.047. [Epub ahead of print]
Año de publicación : 2017

Resumen

La sucralosa es un edulcorante no calórico que ha sido aprobado en numerosos lugares del mundo para su utilización en alimentos y bebidas. Se deriva de la sacarosa mediante la sustitución selectiva de tres grupos hidroxilo por átomos de cloro. La sucralosa posee una capacidad edulcorante de unas 600 veces la de la sacarosa, por lo que se pueden añadir cantidades muy reducidas de sucralosa para endulzar los alimentos y bebidas. A diferencia de la sacarosa, la sucralosa ni se digiere ni se metaboliza para producir energía, por lo que con ella no se obtienen calorías y no afecta a los niveles de glucemia. Estas propiedades han dado lugar al uso de la sucralosa para producir alimentos y bebidas adecuados para personas con diabetes o que traten de reducir su ingesta de calorías o de carbohidratos. Aunque anteriormente se han publicado diversas revisiones (GriceyGoldsmith 2000;GrotzyMunro 2009; JECFA1989a, 1991a; SCF 1989, 2000a), los objetivos de esta revisión son (1) ofrecer un resumen actualizado de las investigaciones en torno a la seguridad de la sucralosa dentro de una publicación que incluya los estudios que han dado origen a nuevos interrogantes sobre la seguridad de la sucralosa, y (2) mostrar los antecedentes del proceso reglamentario de experimentación y aprobación de aditivos alimentarios a los profesionales de la salud. Un área destacada en particular está formada por las numerosas investigaciones clínicas sobre el efecto de la sucralosa en las respuestas glucémicas tras el descubrimiento de receptores de sabor dulce en el intestino y por los estudios académicos que investigan el posible papel que puede ejercer la activación de estos en el control glucémico general. Igualmente, se han examinado una serie de estudios recientes que describen estimaciones de la ingesta diaria de sucralosa en distintos subgrupos de la población, incluidos los niños. En conjunto, los datos siguen demostrando que la sucralosa es segura para su uso previsto como alternativa no calórica al azúcar.

Sumario

Tras revisar la amplia base de datos de estudios efectuados sobre la seguridad de la sucralosa, esta exhaustiva revisión de la bibliografía efectuada por Magnuson et al. llega a la conclusión de que las pruebas colectivas respaldan claramente la seguridad del uso de la sucralosa como edulcorante sin calorías en alimentos y bebidas, y que la sucralosa no es carcinógena, según estudios de carcinogenicidad acordes con las normas reglamentarias para su adecuado diseño y realización, además de que no existen indicios de genotoxicidad.

Asimismo, este artículo ofrece una visión panorámica de diversos estudios recientes que describen estimaciones de las ingestas diarias de sucralosa en distintos subgrupos de la población, incluidos los niños. Los resultados de estimaciones de consumo bien realizadas indican de manera uniforme que las ingestas de sucralosa en todos los miembros de la población, lo cual engloba a los niños y los diabéticos, se mantienen muy por debajo de la ingesta diaria admisible (IDA), incluso adoptando planteamientos conservadores, como la utilización de los niveles máximos de uso.

Por último, los autores han pasado revista a ensayos clínicos anteriores y a muchos otros más recientes llevados a cabo en individuos tanto sanos como diabéticos empleando distintos enfoques y condiciones, como la medición de las incretinas gastrointestinales, y concluyen que las pruebas en su conjunto respaldan la ausencia de efecto de la sucralosa sobre el control glucémico y las hormonas o la funcionalidad intestinales, y que por tanto las personas con diabetes pueden utilizarla de forma segura.

Ver el artículo completo