Efectos metabólicos del aspartamo en la edad adulta: revisión sistemática y metanálisis de ensayos clínicos aleatorios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Santos NC, de Araujo LM, Canto GDL, Guerra ENS, Coelho MS & Borin MdF
Nombre de publicación : Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 2017, April 10. DOI: 10.1080/10408398.2017.1304358
Año de publicación : 2017

Resumen

ANTECEDENTES: Sigue existiendo controversia en torno a los datos acerca de los perjuicios o los beneficios asociados al consumo de aspartamo, un edulcorante no nutritivo consumido en todo el mundo. Esta revisión sistemática y meta análisis de ensayos clínicos controlados aleatorios tenía por objeto evaluar el efecto del consumo de aspartamo sobre parámetros metabólicos relacionados con la diabetes y la obesidad.
MÉTODOS: La búsqueda se llevó a cabo en las bases de datos de Cochrane, LILACS, PubMed, SCOPUS y Web of Science, así como en literatura gris mediante Open Grey, Google Scholar y ProQuest Dissertations & Theses Global. Las búsquedas en todas las bases de datos se efectuaron desde la fecha disponible más temprana hasta el 13 de abril de 2016, sin restricciones en cuanto a fecha e idioma. Se calcularon diferencias medias agrupadas utilizando un modelo de efectos aleatorios o fijos para estudios heterogéneos y homogéneos, respectivamente.
RESULTADOS: En la síntesis cualitativa se incluyeron 29 artículos, y en el meta análisis se utilizaron 12 que presentaban resultados numéricos. La glucemia en ayunas (mmol/l), los niveles de insulina (?U/ml), el colesterol total (mmol/l), las concentraciones de triglicéridos (mmol/l), el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (mmol/l), el peso corporal (kg) y la ingesta calórica (MJ) se consideraron los principales criterios de valoración en los individuos que consumían aspartamo, y los resultados se mostraron en forma de (diferencia media; % del intervalo de confianza [IC], intervalo). El consumo de aspartamo no se asoció a alteraciones de los niveles de glucemia en comparación con los grupos de control (?0,03 mmol/l; IC del 95%, de ?0,21 a 0,14) o los de sacarosa (0,31 mmol/l; IC del 95%, de ?0,05 a 0,67), ni en los niveles de insulina en comparación con los grupos de control (0,13 ?U/ml; IC del 95%, de ?0,69 a 0,95) o de sacarosa (2,54 ?U/ml; IC del 95%, de ?6,29 a 11,37). El colesterol total no se vio afectado por el consumo de aspartamo en comparación con los grupos de control (?0,02 mmol/l; IC del 95%, de ?0,31 a 0,27) o los de sacarosa (?0,24 mmol/l; IC del 95%, de ?0,89 a 0,42). Las concentraciones de triglicéridos tampoco se vieron afectadas por el consumo de aspartamo en comparación con los grupos de control (0,00 mmol/l; IC del 95%, de ?0,04 a 0,05) o los de sacarosa (0,00 mmol/l; IC del 95%, de ?0,09 a 0,09). Los niveles en suero de colesterol de lipoproteínas de alta densidad fueron superiores en los grupos de aspartamo que en los de control (?0,03 mmol/l; IC del 95%, de ?0,06 a ?0,01) y menores con aspartamo que con sacarosa (0,05 mmol/l; IC del 95%, de 0,02 a 0,09). El peso corporal no cambió después del consumo de aspartamo en comparación con los grupos de control (5,00 kg; IC del 95%, de ?1,56 a 11,56) o los de sacarosa (3,78 Kg; IC del 95%, de ?2,18 a 9,74). El consumo calórico no se alteró con el uso de aspartamo en comparación con los grupos de control (?0,49 MJ; IC del 95%, de ?1,21 a 0,22) o los de sacarosa (?0,17 MJ; IC del 95%, de ?2,03 a 1,69).
CONCLUSIONES: Los datos relativos a los efectos del aspartamo sobre las principales variables metabólicas asociadas a la diabetes y a la obesidad no respaldan un beneficio asociado a su consumo.

Sumario

Las pruebas de los ensayos clínicos incluidos en esta revisión sistemática muestran que el uso de aspartamo no fomenta el aumento de peso y en algunos casos produce una pérdida de peso modesta compatible con la reducción calórica asociada a su presencia en la alimentación, a diferencia de los resultados del meta análisis presentado en este artículo. Esto también está en línea con los hallazgos de revisiones sistemáticas anteriores, como las de De la Hunty et al., 2006, Miller y Pérez, 2014, y Rogers et al., 2016.

Asimismo, la revisión concluye que el consumo de aspartamo no se asoció a alteraciones de los niveles de glucosa ni de insulina en sangre en comparación con el grupo de control o la sacarosa. Las concentraciones totales de colesterol y de triglicéridos no se vieron afectadas por el consumo de aspartamo, mientras que los niveles en suero de colesterol de lipoproteínas de alta densidad fueron superiores con aspartamo en comparación con el grupo de control y menores con aspartamo que con sacarosa.

Sorprendentemente, los autores concluyen que “aunque no se hallaron efectos perjudiciales asociados al consumo de aspartamo sobre las variables estudiadas, no existen pruebas para recomendar el consumo de aspartamo como edulcorante con el fin de cumplir los requisitos alimenticios para el control de la diabetes y la obesidad según los estudios evaluados“, a pesar de que el efecto beneficioso de los edulcorantes bajos en calorías sobre la glucosa posprandial en comparación con los alimentos azucarados se reconozca como una alegación saludable por parte de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés), y de que ensayos clínicos aleatorios y revisiones sistemáticas y meta análisis anteriores confirmen una modesta pérdida de peso al utilizar edulcorantes bajos en calorías en sustitución del azúcar.

Ver el artículo completo