Edulcorantes permitidos en la Unión Europea: aspectos de seguridad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Alicja Mortensen
Nombre de publicación : Scandinavian Journal of Food and Nutrition, 2006; 50 (3): 104-116
Año de publicación : 2006

Resumen

Los edulcorantes son sustancias de sabor dulce. En función de su dulzor relativo con respecto a la sacarosa, los edulcorantes se dividen en intensos o de relleno. En el pasado, el Comité Científico de la Alimentación Humana era garante científico de la seguridad de los aditivos alimentarios (incluidos los edulcorantes) utilizados dentro de la Unión Europea (UE). Sin embargo, en la actualidad esta responsabilidad recae en la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. Amplias investigaciones científicas han demostrado la seguridad de todos los edulcorantes permitidos para su uso alimentario en la UE. Dicha seguridad se ha documentado a través de los resultados de diversos estudios con animales tanto in vitro como in vivo, experimentos en seres humanos y en algunos casos estudios epidemiológicos. Su seguridad se ha investigado a través de un proceso de evaluación de riesgos que ha incluido la detección y caracterización de peligros, la evaluación de la exposición y la caracterización de los riesgos. A los edulcorantes permitidos se les ha asignado una ingesta diaria admisible (IDA), que es la cantidad de aditivo alimentario, expresada en forma de mg/kg de peso corporal que se puede ingerir a diario a lo largo de la vida sin que suponga ningún riesgo apreciable para la salud. La IDA“admisible”significa que la exposición prevista a la sustancia utilizada en los alimentos a los niveles necesarios para conseguir los efectos tecnológicos deseados no supone un peligro para la salud. El consumo de edulcorantes en cantidades situadas dentro de la IDA no constituye un peligro para la salud de los consumidores.

Sumario

En sus conclusiones, este artículo de revisión destaca que todos los edulcorantes permitidos para su uso en alimentos dentro de la Unión Europea se han sometido a una evaluación de seguridad exhaustiva antes de su aceptación. A pesar de que las pruebas científicas indican claramente que los edulcorantes permitidos para uso alimentario son seguros, algunas personas siguen siendo escépticas acerca de los riesgos para la salud a largo plazo ocasionados por su consumo. Sin embargo, su seguridad se ha documentado a través de los resultados de numerosos estudios con animales in vitro e in vivo, experimentos con seres humanos y, en algunos casos, estudios epidemiológicos. Por tanto, el consumo de edulcorantes en las cantidades establecidas dentro de la ingesta diaria admisible (IDA) no constituye un peligro para la salud de los consumidores.

Ver el artículo completo