Bebidas azucaradas y endulzadas artificialmente y riesgo de apoplejía y demencia de nuevo diagnóstico: estudio prospectivo de cohortes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Pase MP, Himali JJ, Beiser AS, Aparicio HJ, Satizabal CL, Vasan RS, Seshadri S, Jacques PF
Nombre de publicación : Stroke, 2017 May; 48(5): 1139-1146. doi: 10.1161/STROKEAHA.116.016027
Año de publicación : 2017

Resumen

Antecedentes y objetivo: La ingesta de bebidas azucaradas y con edulcorantes artificiales se ha asociado a factores de riesgo cardiometabólico que incrementan el riesgo de enfermedades cerebrovasculares y demencia. Hemos examinado si el consumo de bebidas azucaradas o con edulcorantes artificiales estaba asociado a los riesgos prospectivos de apoplejía o demencia de nuevo diagnóstico en la cohorte de Descendientes del Estudio del Corazón de Framingham.
Métodos: Hemos estudiado a 2888 participantes >45 años de edad para investigar las apoplejías de nuevo diagnóstico (media de edad de 62 [desviación típica (DT), 9] años; el 45% eran hombres) y a 1484 participantes >60 años para la demencia de nuevo diagnóstico (media de edad de 69 [DT, 6] años; el 46% eran hombres). La ingesta de bebidas se cuantificó mediante un cuestionario de frecuencia de consumo de alimentos en exploraciones de las cohortes 5 (1991-1995), 6 (1995-1998) y 7 (1998-2001). El consumo reciente se cuantificó en la exploración 7, y el consumo acumulado se obtuvo calculando el promedio de todas las exploraciones. La vigilancia de episodios de nuevo diagnóstico comenzó en la exploración 7 y se prolongó durante 10 años. Observamos 97 casos de apoplejía de nuevo diagnóstico (82 isquémicas) y 81 de demencia de nuevo diagnóstico (63 compatibles con enfermedad de Alzheimer).
Resultados: Después de ajustar por edad, sexo, educación (para el análisis de la demencia), ingesta calórica, calidad de la alimentación, actividad física y consumo de tabaco, el ingerir cantidades mayores recientes y acumuladas de refrescos con edulcorantes artificiales se asoció a un aumento del riesgo de apoplejía isquémica, de demencia por cualquier causa y de demencia por enfermedad de Alzheimer. Al comparar la ingesta diaria acumulada con 0 por semana (referencia), los cocientes de riesgos instantáneos fueron de 2,96 (intervalo de confianza del 95%, 1,26-6,97) para la apoplejía isquémica y de 2,89 (intervalo de confianza del 95%, 1,18-7,07) para la enfermedad de Alzheimer. Las bebidas azucaradas no se asociaron a apoplejía ni a demencia.
Conclusiones: El consumo de refrescos con edulcorantes artificiales se asoció a un mayor riesgo de apoplejía y de demencia.

Sumario

Utilizando datos prospectivos de la cohorte de Descendientes del Estudio del Corazón de Framingham, los hallazgos de Pase et al.no pueden aportar pruebas ni un mecanismo plausible para un vínculo causal entre el consumo de bebidas dietéticas y la apoplejía y la demencia. Cabe destacar que, en este análisis, la asociación sugerida con la apoplejía y la demencia se atenuaba o desaparecía después de ajustar por factores de riesgo de diabetes y vasculares, como la hipertensión arterial.

De hecho, cuando en el análisis estadístico se tenía en cuenta la hipertensión prevalente, el factor individual de riesgo de apoplejía más importante, se atenuaba la asociación entre las bebidas dietéticas y todas las apoplejías de nuevo diagnóstico. De modo similar, la magnitud de la asociación de las bebidas dietéticas con la demencia disminuyó significativamente cuando los autores tuvieron en cuenta la influencia de la diabetes como posible factor de confusión.

Cabe señalar que los hallazgos de este estudio observacional se basan solo en un reducido grupo de 97 casos de apoplejía de nuevo diagnóstico y 81 de demencia de un total de 2888 participantes mayores de 45 años y 1484 participantes mayores de 60 que fueron incluidos en los análisis de apoplejía y demencia de nuevo diagnóstico, respectivamente. Asimismo, no hubo una tendencia convincente en el riesgo, es decir, que el cociente de riesgos instantáneos (hazard ratio) para la apoplejía isquémica ya era aproximadamente del doble entre los usuarios ocasionales de bebidas con edulcorantes bajos en calorías.

Por tanto, no existen pruebas de que las bebidas con edulcorantes bajos en calorías causen apoplejías o demencia de acuerdo con este análisis. Para más información, véase la declaración de la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA, por sus siglas en inglés) haciendo clic aquí.

Ver el artículo completo