Aspartamo: una evaluación de la seguridad basada en niveles de uso, reglamentos, estudios toxicológicos y epidemiológicos actuales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Magnuson BA, Burdock GA, Doull J, Kroes RM, Marsh GM, Pariza MW, Spencer PS, Waddell WJ, Walker R, Williams GM
Nombre de publicación : Crit Rev Toxicol. 2007;37(8):629-727
Año de publicación : 2007

Resumen

El aspartamo es un éster metílico de un dipéptido empleado como edulcorante no nutritivo sintético en más de 90 países de todo el mundo y más de 6000 productos. El propósito de esta investigación fue examinar la literatura científica sobre la absorción y el metabolismo, los niveles de consumo actuales en todo el mundo, la toxicología y los últimos estudios epidemiológicos sobre el aspartamo. Los niveles de uso actuales del aspartamo, incluso por usuarios asiduos en subgrupos especiales, continúa muy por debajo de los niveles de ingesta diaria aceptables establecidos por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, a saber, 50 y 40 mg/kg peso corporal/día, respectivamente. El consumo de grandes dosis de aspartamo en una sola dosis de bolos tendrá un efecto en algunos parámetros bioquímicos, incluidos los niveles de aminoácidos en plasma y los niveles neurotransmisores del cerebro. El aumento de los niveles de fenilalanina y ácido aspártico en plasma tras la administración de aspartano en dosis inferiores o iguales a 50 mg/kg peso corporal/día no superan los observados post-prandialmente. Estudios sobre la toxicidad aguda, subaguda y crónica con el aspartamo, y sus componentes, realizados en ratones, ratas, hamsters y perros, no han mostrado ningún efecto adverso del aspartamo con dosis hasta al menos de 4000 mg/kg peso corporal/día. Un examen crítico de todos los estudios de carcinogenicidad dirigidos con el aspartamo no obtuvo ninguna evidencia creíble de que el aspartamo sea carcinogénico. Los datos de las numerosas investigaciones sobre la posibilidad de efectos neurotóxicos del aspartamo, en general, no corroboran la hipótesis que establece que el aspartamo en la dieta humana afectará al funcionamiento del sistema nervioso, el aprendizaje o la conducta. Los estudios epidemiológicos sobre el aspartamo incluyen varios estudios caso-control y un estudio epidemiológico prospectivo bien dirigido con una gran cohorte, en el que se midió el consumo del aspartamo. Los estudios no ofrecen ninguna evidencia que justifique la relación entre el aspartamo y el cáncer en cualquier tejido. El peso de la evidencia existente es que el aspartamo es seguro a los niveles actuales de consumo como edulcorante no nutritivo.

Sumario

Tras el examen de la literatura relativa al metabolismo y la seguridad del aspartamo, este estudio realizado por Magnuson et al. concluye que el aspartamo es seguro en los niveles de consumo actuales y que no existen efectos adversos en las dosis o el aspartamo en el Nivel de Efectos Adversos No Observados (NOAEL). El aspartamo se ha descrito en numerosos informes como no genotóxico y no existen evidencias de carcinogenicidad. Asimismo, los datos no corroboran la hipótesis que establece que el aspartamo en la dieta humana puede afectar al funcionamiento del sistema nervioso, el aprendizaje o el comportamiento.
Los investigadores declaran que el aspartamo es un edulcorante bien analizado cuya seguridad se encuentra claramente documentada y bien probada en una gran variedad de ensayos de laboratorio, experimentos en animales, estudios epidemiológicos y ensayos clínicos en humanos.

Ver el artículo completo