Nueva evidencia sobre el uso de los edulcorantes bajos en calorías como medio para ayudar a controlar la ingesta de calorías y reducir la ansiedad por alimentos dulces

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Noticias científicas del 24º Congreso Europeo sobre Obesidad celebrado en Oporto

Oporto, el 19 de mayo de 2017 – Las conclusiones de los últimos estudios sobre el asunto largamente debatido del efecto de los edulcorantes bajos en calorías en el apetito, la ingesta energética y el control de peso, añaden más evidencias convincentes en apoyo al uso de edulcorantes bajos en calorías en la dieta como una estrategia útil para el control de la ingesta calórica y probablemente también para combatir la ansiedad por alimentos de sabor dulce.

Los nuevos datos científicos, presentados por primera vez ISA symposium en el 24º Congreso Europeo sobre Obesidad (ECO) celebrado en Oporto, coinciden con las evidencias de gran fiabilidad existentes procedentes de las revisiones sistemáticas y los meta-análisis de los ensayos controlados aleatorios (RCT), que se debatieron en una charla coordinada por el Dr. John Sievenpiper. En efecto, los RCT individuales con una duración de hasta 18 meses, han demostrado un efecto beneficioso en la reducción de calorías y mejorías en el peso corporal y factores de riesgo cardio-metabólicos asociados cuando los edulcorantes bajos en calorías se emplean para desplazar las calorías del azúcar. “Contrariamente al supuesto problema, todas las indicaciones de las evidencias de calidad óptima procedentes de los ensayos aleatorios muestran sus beneficios“, destacaba el Dr. Sievenpiper en sus conclusiones finales.

Si bien es ampliamente admitido por la comunidad científica que el hecho de sustituir el contenido de azúcares en alimentos y bebidas por alternativas de edulcoración baja en calorías puede ayudar a la reducción de azúcar y calorías totales, el efecto de las bebidas dietéticas en la ingesta energética, cuando se compara con el agua, es a menudo tema de controversia. Con el objetivo de aportar una nueva evidencia y cerrar la laguna investigadora existente en el ámbito científico a este respecto, el Dr. Marc Fantino y su equipo en Francia dirigieron un RCT con 164 hombres y mujeres sanos y de peso normal, que o bien eran consumidores regulares de bebidas dietéticas o no consumidores de edulcorantes bajos en calorías. En su presentación, el Dr. Fantino concluía: “En nuestro estudio de no inferioridad, descubrimos que la ingesta tanto a corto como a largo plazo de bebidas edulcoradas con edulcorantes bajos en calorías (ingesta diaria de 660mL/ día durante 4 semanas) no estimula el consumo de alimentos ni aumenta su ingesta calórica, en comparación con el agua, propuesta como el sustituto preferido de las bebidas azucaradas.

En una ponencia esclarecedora, la Dra. Charlotte A. Hardman presentaba los resultados preliminares de una investigación en curso dirigida por la Universidad de Liverpool (Reino Unido), que examina los factores psicológicos que conducen a la ingesta de bebidas bajas en calorías en consumidores frecuentes. En sus observaciones finales, la Dra. Charlotte A. Hardman señalaba que, según las conclusiones del estudio, “los problemas de peso corporal y las creencias positivas sobre la palatabilidad y el control del apetito son determinantes claves del consumo de bebidas con edulcorantes bajos en calorías“. Examinando otras conductas de consumo en consumidores frecuentes y no regulares de edulcorantes bajos en calorías, los resultados iniciales indican provisionalmente que el uso de bebidas dietéticas por consumidores resulta ser una estrategia eficaz para combatir la ansiedad por alimentos dulces y reducir con éxito la ingesta de energía en situaciones de ansiedad, en comparación con no-consumidores.

En el debate de cierre de la presentación, presidido por la Prof. Maria Hassapidou, los expertos coincidieron en que: “Considerados juntos, estos datos representan una evidencia más en apoyo a un convincente argumento en beneficio de los edulcorantes bajos en calorías para la reducción total de calorías y el control de peso, y dan razones para rebatir el papel de los edulcorantes bajos en calorías como promotores de la obesidad y la diabetes. Para resolver dudas, continúan siendo necesaria la realización de ensayos clínicos aleatorios mayores, más largos y de calidad elevada.”

Para conocer información más detallada y resultados interesantes del simposio de la ISA en ECO 2017, visite el enlace específico en el sitio web de la ISA haciendo clic aquí.