Los edulcorantes bajos en calorías pueden ser de ayuda para seguir las recomendaciones de reducción de azúcares, según expertos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Nuevos estudios científicos presentados en la Conferencia de la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) apoyan la evidencia actual de que los edulcorantes bajos en calorías pueden ser de ayuda para la reducción de azúcares, el control de antojos, y la pérdida de peso

Aspectos destacados de la Conferencia de la ISA 2018

  1. Los edulcorantes bajos en calorías pueden ayudar a cumplir las recomendaciones de salud pública sobre reducción de ingesta de azúcares, y están asociados a una dieta de mayor calidad, según nuevos estudios poblacionales.
  2. La evidencia procedente de ensayos clínicos sobre seres humanos respalda constantemente el concepto de que los edulcorantes bajos en calorías pueden ayudar en la pérdida de peso y el control de la glucosa, si se usan en sustitución del azúcar a lo largo de un periodo de tiempo suficiente.
  3. La seguridad de los edulcorantes bajos en calorías sigue estando confirmada por autoridades de seguridad alimentaria de todo el mundo.

Londres, 6 de noviembre de 2018: Hoy se han debatido las investigaciones más recientes sobre la utilización, los beneficios y el papel en la dieta de los edulcorantes bajos en calorías en la Tercera Conferencia de la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) en Londres, con la temática “La ciencia detrás de los edulcorantes bajos en calorías: donde la evidencia confluye con la normativa”. Con la misión de presentar la información nutricional y científica más actualizada sobre los edulcorantes bajos en calorías, la ISA invitó a 17 prestigiosos expertos internacionales para que compartieran las novedades sobre el papel de los edulcorantes bajos en calorías en la alimentación y en la salud en general.

  • Inaugurando la conferencia con la ponencia principal, el Prof. Adam Drewnowski, Director del Centro de Nutrición para la Salud Pública de la Universidad de Washington, Seattle, EEUU, presentó estudios recientes que demuestran que la utilización de edulcorantes bajos en calorías está asociada a una mayor calidad de la alimentación1 en general y que puede ayudar a las personas a cumplir las recomendaciones nutricionales de reducir la ingesta excesiva de azúcares en exceso2.
  • Durante una sesión sobre el papel de los edulcorantes bajos en calorías en el control del peso, se presentó la evidencia actual que respalda los beneficios esperados de los edulcorantes bajos en calorías por su utilidad para reducir el exceso de calorías procedentes de los azúcares y, por tanto, para perder peso3. El Dr. John Sievenpiper, Profesor Adjunto de la Universidad de Toronto, Canadá, que presentó por primera vez resultados de meta-análisis en red y por pares de ensayos controlados aleatorizados, que ofrecen una mejor protección contra los sesgos, concluyó que los edulcorantes bajos en calorías ofrecen el beneficio que se espera de ellos, y aclaró que no debe esperarse que los edulcorantes bajos en calorías produzcan, por sí mismos, pérdida de peso, pero que pueden ser útiles si se utilizan en vez de azúcares, al favorecer una reducción de la ingesta de energía a lo largo de un periodo de tiempo suficiente.
  • Un tema de actualidad que se abarcó durante la tercera sesión de la Conferencia de la ISA fue el papel de los edulcorantes bajos en calorías en el tratamiento de la diabetes. El debate evidenció que sustituir azúcar por edulcorantes bajos en calorías también puede suponer una estrategia útil para ayudar a controlar la glucosa en personas con diabetes. Revisando todos los datos publicados disponibles, el Dr. Hugo Laviada-Molina, endocrinólogo clínico y Profesor en la Universidad Marista de Mérida, México, concluyó que “La evidencia procedente de ensayos clínicos sobre seres humanos confirma que los edulcorantes bajos en calorías no afectan a los niveles de glucosa en sangre ni a otros índices de glucemia4,5. Además, abordando el muy debatido tema de edulcorantes bajos en calorías y microbiota intestinal, el Prof. Ian Rowland, Profesor de la Universidad de Reading, Reino Unido, concluyó que, aunque es un tema que a menudo se discute en los medios, la evidencia actual no apoya que los edulcorantes bajos en calorías tengan un efecto adverso sobre la sensibilidad a la insulina o la salud en general debido a un impacto sobre la microbiota intestinal6.

A lo largo de la jornada, los expertos hicieron énfasis en que la seguridad de los edulcorantes bajos en calorías ha venido confirmándose repetidamente por parte de autoridades reguladoras de todo el mundo, como el Comité Mixto de Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO)/Organización Mundial de la Salud (OMS) de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA), la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). La Dra. Rebeca López-García, una experimentada consultora médica especializada en toxicología de México, señaló que “Podemos confiar en la seguridad de los edulcorantes bajos en calorías aprobados actualmente para su uso en alimentos y bebidas, dado que todos los edulcorantes han pasado por rigurosas evaluaciones de seguridad por parte de autoridades de seguridad alimentaria antes de su aprobación, que han dado como resultado la asignación de una Ingesta Diaria Aceptable (IDA).”

La conferencia finalizó con un animado debate en grupo dirigido a abordar el papel de los edulcorantes bajos en calorías en la reducción del azúcar desde el punto de vista de la salud pública. Como resumió el presidente de la sesión, el Prof. Peter Rogers, Profesor de Psicología Biológica de la Universidad de Bristol, Reino Unido, los ponentes del panel concluyeron que: “Los edulcorantes bajos en calorías, utilizados para sustituir azúcares, pueden ser una herramienta valiosa para la reformulación de alimentos y una manera útil, enmarcada en un conjunto de diversas estrategias, de gestionar los problemas actuales de salud pública, en particular la reducción de azúcares y la obesidad”.

Con esta conclusión en mente, la ISA seguirá trabajando, junto con otras partes interesadas, para asegurarse de encontrar soluciones positivas a los problemas que representan las enfermedades no comunicables en todo el mundo.

Para acceder al programa científico completo de la Conferencia de la ISA, por favor, haga clic aquí.

Siga la conversación sobre la Conferencia de la ISA con #ISAconf2018 en las cuentas de la ISA en redes sociales: @SweetenersAndUFacebook y LinkedIn, y en el canal de YouTube de la ISA.

  1. Drewnowski A, Rehm CD. Consumption of low-calorie sweeteners among U.S. adults is associated with higher Healthy Eating Index (HEI 2005) scores and more physical activity. Nutrients. 2014; 6(10): 4389-403
  2. Patel L, Alicandron G, La Vecchia C. Low-calorie beverage consumption, diet quality and cardiometabolic risk factor in British adults. Nutrients 2018; 10: 1261
  3. Rogers PJ, Hogenkamp PS, de Graaf C, et al. Does low-energy sweetener consumption affect energy intake and body weight? A systematic review, including meta-analyses, of the evidence from human and animal studies. Int J Obes (Lond) 2016; 40: 381-94
  4. Nichol AD, Holle MJ, An R. Glycemic impact of non-nutritive sweeteners: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Eur J Clin Nutr 2018; 72: 796-804
  5. Timpe Behnen EM, Ferguson MC, Carlson A. Do sugar substitutes have any impact on glycemic control in patients with diabetes? J Pharm Technol. 2013; 29: 61–5
  6. Magnuson BA, Carakostas MC, Moore NH, Poulos SP, Renwick AG. Biological fate of low-calorie sweeteners. Nutr Rev 2016; 74(11): 670-689