La ISA en el 17º Congreso Internacional de Dietética

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Elementos destacados de la mesa redonda de la ISA “Dulzor sin calorías: ¿Cómo pueden los edulcorantes bajos en calorías ser una herramienta útil en la práctica alimentaria?”

La Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) se complace en prestar su apoyo al 17º Congreso Internacional de Dietética (“International Congress of Dietetics” – ICD 2016), patrocinando la mesa redonda “Dulzor sin calorías: ¿Cómo pueden los edulcorantes bajos en calorías ser una herramienta útil en la práctica alimentaria?”, así como una caseta de información a lo largo de todo el Congreso.

Presidida por la Dra. Aimilia Papakonstantinou, Profesora de Nutrición y Metabolismo en la Universidad de Agricultura de Atenas, esta sesión patrocinada por la ISA sobre los edulcorantes bajos en calorías presentó a reputados expertos en los campos de la regulación del apetito, la ingesta de alimentos, la obesidad y la nutrición. Los conferenciantes de la mesa presentaron informaciones científicas útiles y los resultados de las últimas investigaciones sobre el papel y los beneficios de los edulcorantes bajos en calorías, proporcionando al público la oportunidad de tratar cuestiones y preocupaciones sobre los edulcorantes bajos en calorías, con inclusión de su uso y su seguridad.

De manera detallada y abriendo el debate, el Prof. Kees de Graaf, Presidente de la División de Nutrición Humana, Profesor de Ciencias Sensoriales y Conductas Alimentarias en la Universidad de Wageningen, Holanda, habló acerca del papel del sabor dulce en la alimentación a lo largo de los siglos, desde el Neolítico hasta la actualidad, y presentó datos que mostraron que desde el siglo XV al siglo XVIII se produjo un aumento de las plantaciones de azúcar de caña, que provocó un incremento en la producción y el consumo de azúcar, en su mayor parte como endulzante del café y el té, mientras que a partir del siglo XVIII la revolución industrial ocasionó un aumento adicional de la disponibilidad de azúcar, en especial durante el siglo XX (1).

Además, al revisar la literatura científica acerca de nuestra preferencia por el sabor dulce, el Prof. de Graaf se refirió a la preferencia innata de los humanos por el sabor dulce, que es mayor en los niños y disminuye en la edad adulta (2), y confirmó de manera interesante que, sobre la base de los resultados científicos, no existe conexión entre la sensibilidad y la preferencia por el sabor dulce y el peso corporal.

En relación con los edulcorantes bajos en calorías, el Prof. de Graaf presentó datos de publicaciones recientes y de su trabajo científico que demuestran que los edulcorantes bajos en calorías no aumentan el apetito ni tienen un impacto diferente sobre el valor de recompensa en comparación con el azúcar, y por lo tanto, no provocan una compensación energética ni un incremento de la ingesta de energía (3).

Los efectos de los edulcorantes bajos en calorías sobre la regulación del apetito y del peso corporal fue el siguiente tema tratado por la Prof. Anne Raben, Profesora del Departamento de Nutrición, Ejercicio y Deportes, SCIENCE, de la Universidad de Copenhague en Dinamarca. La Prof. Raben revisó los resultados científicos de las últimas tres décadas acerca del efecto de los edulcorantes bajos en calorías sobre la regulación del apetito y del peso corporal, y explicó por qué los datos no respaldan la hipótesis sugerida en la década de 1980 que alegaba que los edulcorantes bajos en calorías incrementaban nuestro apetito por el sabor dulce. De manera específica, ella presentó resultados científicos que respaldan que el uso de edulcorantes bajos en calorías en lugar de azúcar, en niños y adultos, promueve una reducción de la ingesta de energía y del peso corporal (4).

Por otra parte, la Prof. Raben subrayó que, aunque no existe una jerarquía universalmente aceptada de resultados científicos, existe un amplio acuerdo sobre la solidez relativa de los principales tipos de investigaciones, en la que los ensayos aleatorios controlados (EAC) se posicionan por encima de los estudios observacionales, y las revisiones sistemáticas y metaanálisis se posicionan por encima de los ensayos aleatorios controlados. Por lo tanto, todos los conferenciantes subrayaron la importancia de la revisión sistemática y el metaanálisis publicados en el “International Journal of Obesity” (5), que demostró que los edulcorantes bajos en calorías contribuyen a una reducción de la ingesta de calorías, facilitando de este modo la pérdida y el control del peso.

El Dr. Caomhan Logue, Profesor de Dietética en el Centro de Alimentación y Salud (“Centre for Food and Health” – NICHE) de Irlanda del Norte, Escuela de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Ulster en Irlanda del Norte, concluyó la sesión poniendo sobre la mesa el tema del papel de los edulcorantes bajos en calorías en la epidemia de diabetes y de obesidad desde una perspectiva de salud pública. La obesidad se está convirtiendo en un reto emergente de salud pública, puesto que su prevalencia se ha casi duplicado desde 1980, por lo que se ha sugerido una serie de estrategias de salud pública para mejorar los hábitos alimentarios y los estilos de vida de las personas (6).

De manera específica se ha considerado la necesidad de limitar nuestra ingesta global de azúcar (7), la reformulación de alimentos y el uso de edulcorantes bajos en calorías como una potencial herramienta valiosa para el cumplimiento de esta recomendación. Tras presentar los resultados científicos actuales acerca de los edulcorantes bajos en calorías y sus beneficios (8), el Dr. Logue concluyó que, entre otras estrategias de salud, los edulcorantes bajos en calorías se encuentran bien posicionados para jugar un papel positivo a la hora de hacer frente a las epidemias de obesidad y de diabetes, al ayudar a reducir el consumo de azúcar al tiempo que mantienen la palatabilidad de la alimentación. Asimismo subrayó que su seguridad ha sido confirmada por los principales organismos regulatorios de todo el mundo tales como la Organización Mundial para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Comité Conjunto de Expertos sobre aditivos alimentarios FAO/OMS (JEFCA), la “Food and Drug Administration” (FDA) de Estados Unidos; y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (“European Food Safety Authority” – EFSA).

En los comentarios finales acerca de la sesión, la Dra. Papakonstantinou resumió los resultados científicos presentados por los conferenciantes de la mesa y defendió que los edulcorantes bajos en calorías pueden jugar un papel positivo en los esfuerzos de las personas por reducir su ingesta de azúcar y de energía, ayudándoles a controlar su peso corporal y / o su diabetes de manera más efectiva. Por último, ella subrayó que los nutricionistas tienen un papel importante que jugar en la educación de las personas hacia una alimentación saludable y sostenible.

Se puede encontrar más información acerca de las biografías y las presentaciones de los conferenciantes haciendo clic aquí, y leer el Comunicado de Prensa de la ISA acerca de la sesión “Dulzor sin calorías: ¿Cómo pueden los edulcorantes bajos en calorías ser una herramienta útil en la práctica alimentaria?” haciendo clic aquí.

  1. Cordain et al, Am J Clin Nutr 2005
  2. De Graaf et al, Phyiol Behav 1999
  3. Griffioen-Roose et al, Plos One 2013
  4. Peters et al, Obesity 2016; Sørensen et al, AJCN 2014; De Reyter et al, NEJM 2012; Raben et al, AJCN 2002
  5. Rogers et al, Int J Obes 2016
  6. World Health Organisation (WHO), 2015; Organisation for Economic Co-operation and Development, 2014
  7. WHO, 2014; SACN, 2015; USDA, 2016
  8. Academy of Nutrition and Dietetics, 2012; Miller & Perez, AJCN 2014