Expertos llegan a consenso sobre el papel de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías en la salud pública

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Aspectos destacados:

  • En todo el mundo se está recomendando reducir el exceso de ingesta de azúcares para reducir el riesgo y la prevalencia de la obesidad. Los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías son una de las estrategias a tener en cuenta.
  • Expertos estuvieron de acuerdo en que, cuando se utilizan en vez de azúcares para reducir la densidad energética de alimentos y bebidas, los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías pueden ayudar a reducir la ingesta energética (calórica) neta y favorecer el control del peso corporal y de la diabetes.
  • La seguridad de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías está demostrada gracias a un conjunto sustancial de pruebas, revisadas y evaluadas por agencias reguladoras independientes de todo el mundo.
  • Es necesario investigar y desarrollar estrategias basadas en la evidencia para comunicar datos a consumidores, profesionales de la salud y responsables políticos.
  • Deben realizarse esfuerzos para comprender y, cuando sea posible, reconciliar las discrepancias de las políticas entre las organizaciones y reducir los obstáculos regulatorios que dificultan el desarrollo y la reformulación de productos diseñados para reducir azúcares y/o calorías.

Un nuevo estudio publicado en la revista científica revisada por pares Nutrition Research Reviews presenta los datos fidedignos, las lagunas de conocimiento y las acciones sugeridas en relación con el papel de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías en la salud pública y en las políticas nutricionales, tal como acordaron diecisiete expertos científicos y académicos que participaron en un taller en Londres el 7 de noviembre de 2018. Una fortaleza clave de este taller es la prolongada y diversa experiencia de los participantes en diferentes áreas de la ciencia de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías. A través de técnicas de formación de consenso, el panel de expertos debatió y llegó a un consenso sobre declaraciones relativas a datos, lagunas y acciones en torno a tres temas:

  1. El papel de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías en el control del peso corporal y de la glucosa
  2. El consumo y la seguridad de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías y la percepción de los consumidores
  3. El papel de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías en relación con las políticas nutricionales

Contexto

Expertos en salud pública de todo el mundo sugieren que es necesaria una reducción de la ingesta de azúcares para ayudar a reducir el riesgo y la prevalencia de la obesidad, que supone una de las principales preocupaciones de salud pública. El uso de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías es una de las estrategias útiles para conseguir la reducción de azúcares y que ya ha ayudado durante décadas a la industria alimentaria a ofrecer productos con un contenido reducido en azúcar y bajos en calorías. Sin embargo, pese a la confirmación de la seguridad de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías y los esfuerzos por reducir la ingesta de azúcares, aún existe cierta desconfianza respecto a los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías entre los profesionales de la salud y los responsables de la formulación de políticas y existen percepciones erróneas entre los consumidores. Por ello, el objetivo de este taller de expertos era examinar la evidencia actual y establecer declaraciones claras y sencillas sobre los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías (datos), destacar las áreas en las que se necesita más investigación (lagunas) y proponer cómo podrían obtenerse progresos (acciones) respecto a la ciencia y las políticas relativas a los edulcorantes.

Resultados principales del taller: Un resumen de las declaraciones de consenso

El panel de expertos debatió y acordó 37 declaraciones sobre lo que sabemos (15 declaraciones – hechos), lo que aún necesitamos saber (11 declaraciones – lagunas) y lo que deberíamos hacer (11 declaraciones – acciones) respecto a la ciencia y las políticas nutricionales relacionadas con los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías. A continuación, se resumen las declaraciones de consenso más importantes que surgieron del taller de expertos.

Hechos:

  1. La seguridad de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías se ha demostrado mediante un importante conjunto de evidencias, que se revisan y evalúan por parte de organismos reguladores independientes de todo el mundo. Estos organismos reguladores de seguridad alimentaria evalúan meticulosamente y confirman repetidamente la seguridad de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías aprobados. Continuamente se lleva a cabo la vigilancia y la generación de modelos de las exposiciones a edulcorantes bajos en calorías/sin calorías, que demuestran que las ingestas se encuentran dentro de las Ingestas Diarias Admisibles (IDA).
  2. Cuando sustituyen a los azúcares para reducir la densidad energética de alimentos y bebidas, los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías hacen disminuir la ingesta energética neta y son de ayuda en el control del peso corporal. Los edulcorantes bajos en calorías sin calorías no tienen efecto adverso alguno sobre la regulación de la glucosa en sangre y la insulina (HbA1c, niveles de glucosa e insulina en ayunas y postprandial) en personas con – y sin – diabetes. El valor potencial de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías en el tratamiento dietético de la diabetes deriva de su papel como sustitutos de azúcares y, por tanto, de hidratos de carbono.
  3. En todo el mundo se recomienda la reducción de la ingesta de azúcares para reducir el riesgo y la prevalencia de la obesidad. Para lograrlo, una de las estrategias a tener en cuenta es el uso de edulcorantes bajos en calorías o sin calorías, que pueden utilizarse para reducir el contenido en azúcares y energía en bebidas y en determinados alimentos y, a la vez, mantener un perfil sensorial similar. El potencial de reducción energética depende de las opciones de reformulación y de qué es lo que sustituye la mayor parte del azúcar.

Lagunas:

  1. ¿Qué factores (incluidos conocimiento, actitudes y comportamientos) influyen en la percepción de los riesgos y beneficios del consumo de edulcorantes bajos en calorías o sin calorías? ¿Cuáles son las mejores estrategias para comunicar la seguridad y la eficacia de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías a los profesionales de la salud y al público en general?
  2. ¿Cuáles son los beneficios y los efectos a más largo plazo de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías sobre el control del peso corporal y de la diabetes, y sobre otros resultados de salud? ¿Se alteran estos efectos en función de factores personales (edad, sexo, estatus socioeconómico, estado de salud, alimentación y estilo de vida), o en función del contexto dietético (ad libitum vs. dieta de control de peso), forma del producto edulcorado bajo en calorías o sin calorías (líquido o sólido), y tipo de edulcorante?
  3. ¿En qué pueden los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías ayudar a las personas a cumplir las recomendaciones dietéticas a nivel de población para la reducción de la ingesta de azúcares?

Acciones:

  1. Existe la necesidad de investigar y desarrollar estrategias basadas en la evidencia para comunicar los hechos a consumidores, profesionales de la salud y responsables políticos. El amplio conjunto de evidencias científicas que respalda su aprobación normativa, y la continua evaluación de seguridad de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías, puede fomentar una toma de decisiones mejor fundamentadas en materia de salud pública.
  2. Existe la necesidad de estudios de alta calidad en seres humanos:
    • ECAs (estudios controlados aleatorizados) bien diseñados (con un marco temporal adecuado, de un año o más), con diferentes comparadores y distintos portadores de edulcorantes bajos en calorías o sin calorías (matrices de alimentos y bebidas), que evaluarán múltiples parámetros (calidad de la dieta, función de la microbiota intestinal y metabolómica, y mediciones más amplias de la salud y la calidad de vida);
    • Estudios de cohortes poblacionales para generar modelos de cambios en peso/riesgo cardiometabólico en el contexto de cambios en el consumo de edulcorantes bajos en calorías o sin calorías, sin valores iniciales, y que incluyan análisis de sustitución (ej., bebidas edulcoradas bajas en calorías/sin calorías por bebidas calóricas, agua, etc.) y ajuste de adiposidad.
  3. Para ayudar a conciliar las discrepancias en materia política, los responsables políticos, científicos y expertos en asuntos regulatorios deberían llegar a un acuerdo sobre su conocimiento del papel de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías en la alimentación. Con el fin de ayudar a informar las políticas, también es necesario modelar las de tendencias de ingesta de edulcorantes y la capacidad de ayudar a cumplir los objetivos de reducción de azúcares.

Vea este vídeo que presenta los principales resultados del taller de expertos y entrevistas con las autoras principales del informe publicado, la doctora Margaret Ashwell, OBE, DSc, PhD, FAfN, Nutricionista Registrada (Sanidad Pública), y la señora Sigrid Gibson, MA, MSc, FAfN, Nutricionista Registrada (Sanidad Pública).

Mensaje a recordar

Deben realizarse esfuerzos para comprender y, cuando sea posible, reconciliar las discrepancias en políticas entre las organizaciones y reducir los obstáculos regulatorios que dificultan el desarrollo y la reformulación de productos diseñados para reducir azúcares y/o calorías. No obstante, pese a las repetidas y constantes garantías por parte de las autoridades de seguridad alimentaria en cuanto a la seguridad de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías, aún existe cierta desconfianza respecto a los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías entre consumidores, profesionales de la salud y responsables políticos. Por ello, el panel consideró que el importante conjunto de evidencias relativas a su seguridad debería comunicarse de manera coherente. Además, existe la necesidad de desarrollar comunicaciones que fomenten actitudes públicas mejor informadas hacia los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías, por ejemplo, haciendo énfasis en los beneficios potenciales para la salud asociados a la reducción de la ingesta de azúcares (y energía) y el papel de los edulcorantes bajos en calorías o sin calorías para conseguirla. Es importante explicar que el impacto total de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías dependerá de la cantidad de azúcares a los que sustituyan en la alimentación y en la reducción total de la ingesta de calorías (energía) resultante. No puede esperarse que el uso de edulcorantes bajos en calorías o sin calorías actúe por sí mismo como una ‘varita mágica’ para la pérdida de peso corporal. Los beneficios dependerán del modo de utilización y sustitución de alimentos y bebidas que contienen edulcorantes bajos en calorías/sin calorías, así como de la calidad de la dieta y del aporte total de energía.

Para más información, puede consultarse la lista completa de declaraciones de consenso en el informe titulado “Consenso de expertos sobre edulcorantes bajos en calorías: datos, lagunas en la investigación y acciones sugeridas” (Ashwell et al., 2020), publicado online en la revista revisada por pares Nutrition Research Reviews.

  1. Ashwell MA, Gibson S, Bellisle F, Buttriss J, Drewnowski A, Fantino M, Gallagher AM, de Graaf K, Goscinny S, Hardman CA, Laviada-Molina H, López-García R, Magnuson B, Mellor D, Rogers P, Rowland I, Russell W, Sievenpiper J, la Vecchia C. Expert consensus on low-calorie sweeteners: facts, research gaps and suggested actions. Nutr Res Rev. 2020;33(1):145-154. doi: 10.1017/S0954422419000283. [Epub ahead of print]