Elementos destacados del 34º Simposio Internacional sobre Diabetes y Nutrición

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Dentro del contexto del 34º Simposio Internacional sobre Diabetes y Nutrición, celebrado entre el 29 de junio y el 1 de julio, científicos y profesionales de la atención sanitaria dedicados a la nutrición y la diabetes procedentes de todo el mundo se reunieron en Praga para debatir los desarrollos científicos emergentes sobre el papel de la alimentación en la prevención y el tratamiento de la diabetes.

Una de las sesiones más interesantes de este congreso de tres días fue la titulada “Vivir dulcemente: ¿Pueden los edulcorantes no calóricos ayudar en la lucha contra la obesidad y la diabetes?”, presidida por el Dr. John Sievenpiper y el Dr. Kjeld Hermansen, que reunió a cuatro reputados científicos y expertos en sus campos, los cuales ofrecieron al público un debate muy clarificador sobre los edulcorantes bajos en calorías y su papel frente a la obesidad y la diabetes.

Abriendo la sesión, el Prof. Fred Brouns, Facultad de Ciencias de la Salud, Medicina y Ciencias de la Vida, Universidad de Maastricht (Holanda), presentó los efectos metabólicos y fisiológicos de los edulcorantes tanto calóricos como bajos en calorías, y subrayó que los seres humanos muestran una preferencia innata por el sabor dulce, que se puede observar inmediatamente después del nacimiento. Asimismo revisó la asociación entre el uso de edulcorantes bajos en calorías y la obesidad, e indicó que “la obesidad es una cuestión multifactorial de estilo de vida y que muchas correlaciones detectadas en algunos estudios observacionales han generado informaciones sacadas de contexto y titulares engañosos en los medios de comunicación”. Éste podría ser asimismo el caso del vínculo detectado en algunos estudios epidemiológicos entre los edulcorantes bajos en calorías y la obesidad. En un ejemplo muy ilustrativo, el Prof. Brouns explicó que “se recomienda a las personas con sobrepeso que consuman agua o bebidas dietéticas en lugar de bebidas azucaradas con el fin de reducir la ingesta de energía, y como consecuencia de este hecho se ha observado una correlación entre la obesidad y el consumo de agua / bebidas dietéticas, lo que claramente constituye un caso de causalidad inversa.”

A su vez, el Prof. Peter Rogers, Profesor de Psicología Biológica en la Universidad de Bristol (Reino Unido) presentó al público su revisión sistemática y metaanálisis recientemente publicados en el “International Journal of Obesity” que analizan los efectos del consumo de edulcorantes bajos en calorías sobre la ingesta de energía y el peso corporal. Esta revisión sistemática de Rogers et al. muestra que los alimentos y bebidas endulzados con edulcorantes bajos en calorías en lugar de azúcar contribuyen a la reducción de la ingesta de energía, y por lo tanto, ayudan a la pérdida y el control del peso.

Tal y como subrayó el Prof. Rogers, que presentó asimismo algunos datos preliminares no publicados de estudios humanos en curso que examinan el efecto de las bebidas dietéticas sobre el deseo por el sabor dulce y el consumo de alimentos dulces en comparación con el agua y otras bebidas: “Al contrario de lo que algunos autores han sugerido, los ensayos humanos muestran que la exposición al sabor dulce con el uso de edulcorantes bajos en calorías tiende a reducir el deseo de las personas por el sabor dulce y realmente satisface esta necesidad, y potencialmente reduce el consumo de productos endulzados con azúcar.”

Por último, pero no menos importante, el Dr. James O. Hill, Director de la Unidad de Investigación Clínica sobre Nutrición de Colorado (EEUU), trató el tema del papel de los edulcorantes bajos en calorías en la pérdida de peso y el mantenimiento de la pérdida de peso, como parte de los resultados procedentes de un estudio clínico que él y su equipo realizaron y que se publicó en la revista científica con revisión interpares “Obesity”. De acuerdo con los resultados del estudio, las personas que solían consumir bebidas dietéticas y que mantenían esta conducta durante del programa de pérdida de peso y de mantenimiento del peso de un año, perdieron más peso durante el período de pérdida de peso de 12 semanas, y lo que es más importante, presentaron un mayor mantenimiento de la pérdida de peso a las 52 semanas, en comparación con los participantes a los que solo se permitió beber agua. Puesto que el mantenimiento de la pérdida de peso es una tarea muy difícil, estos resultados podrían tener incluso más importancia, puesto que la diferencia más significativa detectada entre los dos grupos se observó durante el período de mantenimiento de la pérdida de peso, lo que potencialmente significa que el papel beneficioso de las bebidas con edulcorantes bajos en calorías podría ser incluso mayor en el mantenimiento de la pérdida de peso a largo plazo.

El Dr. Hill concluyó su presentación afirmando que “Un gran número de estudios humanos bien realizados no ha mostrado ningún efecto negativo de los edulcorantes bajos en calorías sobre el control y la gestión del peso. Nosotros debemos confiar en que los edulcorantes bajos en calorías pueden ser una ayuda para la pérdida de peso, si se utilizan como parte de un programa dirigido al control del peso.”

En el debate de la mesa redonda que siguió a la citada sesión, todos los conferenciantes estuvieron de acuerdo en que “existen investigaciones de alta calidad en humanos que confirman de manera consistente el papel útil de los edulcorantes bajos en calorías en la gestión y el control del peso.

Se puede consultar asimismo el Comunicado de Prensa de la ISA sobre esta sesión haciendo clic aquí, y saber más acerca del 34º Congreso Internacional sobre Diabetes y Nutrición y la participación de la ISA en dicho congreso haciendo clic aquí.