Cinco razones por las que los edulcorantes bajos en calorías pueden ser una herramienta útil para la diabetes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Basándonos en las evidencias científicas más recientes,

los edulcorantes bajos en calorías son muy valorados y usados por las personas con diabetes, y existen al menos cinco razones para ello. Las recomendaciones dietéticas para el control de la diabetes incluyen el seguimiento de la ingesta de carbohidratos y otros consejos para elegir la ingesta de carbohidratos de las verduras, frutas, cereales integrales, legumbres y productos lácteos frente a la ingesta de otras fuentes de carbohidratos, especialmente los que contienen grasas añadidas, azúcares y sal1. Por tanto, sustituir parte del azúcar o los productos azucarados por productos edulcorados bajos en calorías puede suponer una estrategia útil a la hora de cumplir las recomendaciones anteriores y limitar la ingesta de azúcar.

Cinco razones para elegir edulcorantes bajos en calorías como sustituto del azúcar

Existen al menos cinco razones por las que elegirlos en su dieta, por ejemplo, los edulcorantes bajos en calorías :

  1. Le ayudan a reducir la ingesta de azúcar
  2. No influyen en los niveles de glucosa en sangre
  3. Aportan ninguna o pocas calorías y pueden servir para reducir las calorías
  4. Pueden ser un aliado en el control de peso
  5. Ofrecen más opciones con sabor dulce y menos carbohidratos y calorías

La ciencia detrás del papel en la diabetes de los edulcorantes bajo en calorías

Los edulcorantes bajos en calorías, o edulcorantes intensos como también se les llama, son ingredientes con sabor dulce que proporcionan prácticamente cero calorías, y se usan en cantidades muy pequeñas para sustituir el azúcar en alimentos y bebidas. Incluso desde esta descripción básica, resulta fácil descubrir los beneficios de los edulcorantes bajos en calorías para las personas con diabetes: Pueden ayudar a las personas a conservar el sabor dulce deseado disminuyendo la ingesta de azúcar, y proporcionar una variedad más palatable y con menos calorías.

Sin embargo, su beneficio más importante es que no influyen en los niveles de glucosa en sangre ni en individuos sanos, de peso normal u obesos, ni en personas con diabetes. En un examen sistemático reciente realizado por Romo-Romo et al2 resumiendo los ensayos clínicos aleatorios obtenidos de la literatura existente, 26 de cada 28 de estos ensayos clínicos aleatorios mostraron que los distintos edulcorantes bajos en calorías no afectan a los índices de glucemia como la glucosa en sangre, la secreción de insulina o la hemoglobina glicosilada (Hb1Ac), mientras los dos estudios que mostraron un posible impacto incluían una muestra de tamaño muy pequeño, 7 y 11 personas respectivamente, sin incluir un grupo de control, lo que supone claramente una limitación importante que impide extraer conclusiones3,4.

Este examen reafirma las conclusiones de 2011 del Grupo de Expertos en Productos Dietéticos, Nutrición y Alergias de la EFSA, que establecían que “el consumo de alimentos con edulcorantes bajos en calorías en sustitución del azúcar, induce una subida menor de glucosa en sangre tras su consumo comparado con alimentos con azúcar5, una reivindicación sobre la salud que fue autorizada por la Comisión Europea en 2012 (Reglamento de la Comisión (UE) Núm. 432/2012)6.

En pocas palabras, el estudio corrobora que los edulcorantes bajos en calorías como sustitutos del azúcar tienen un beneficio en el control de la glucemia y en particular, de la glucosa post-prandial7. Es importante recordar, no obstante, que los alimentos que contienen edulcorantes bajos en calorías pueden influir en la glucemia gracias a otros ingredientes potenciadores del producto como son los carbohidratos 8. Las personas con diabetes deberían comprobar las etiquetas de todos los alimentos y ver la lista de todos los ingredientes.

Otro beneficio importante para las personas con diabetes es el papel que juegan los edulcorantes bajos en calorías en la reducción de ingesta energética y el control de peso. El resultado de las evidencias científicas, analizadas en dos exámenes sistemáticos y meta-análisis recientes, indica que el uso de edulcorantes bajos en calorías en lugar del azúcar, en niños y adultos, motiva la reducción de la ingesta de energía y el peso corporal9,10.

Resumiendo, basándonos en la ciencia más reciente, utilizar edulcorantes bajos en calorías para sustituir azúcares añadidos en bebidas y otros alimentos, puede ayudar a las personas con diabetes en el control de la glucosa y un mejor control de peso, como se reconoce también en las declaraciones de la Asociación Norteamericana del Corazón y la Asociación Norteamericana de la Diabetes11, así como la Academia de Nutrición y Dietética12.

Para más información sobre el papel de los edulcorantes bajos en calorías en el control de la diabetes, puede descargarse la ficha de la ISA “Una charla dulce sobre la diabetes” haciendo clic aquí .

Puede ver también el vídeo animado de la ISA para el Día Mundial de la Diabetes 2016 haciendo clic aquí y conocer por qué “Es fácil empezar con un sencillo paso”. Puede leer también más sobre la campaña de la ISA en apoyo al Día Mundial de la Diabetes 2013 y descargarse material relacionado con el tema aquí.

  1. Evert AB, et al. Nutrition therapy recommendations for the management of adults with diabetes. Diabetes Care, 2013; 36: 3821-3842
  2. Romo-Romo A, Aguilar-Salinas CA, Brito-Cordova GX, et al. Effects of the non-nutritive sweeteners on glucose metabolism and appetite regulating hormones: Systematic review of observational prospective studies and clinical trials. Plos One 2016; 11(8): e0161264
  3. Pepino MY, et al. Sucralose affects glycaemic and hormonal responses to an oral glucose load. Diabetes Care 2013; 36: 2530-2535
  4. Suez J, Korem T, Zeevi D, Zilberman-Schapira G, Thaiss CA, Maza O, et al. Artificial sweeteners induce glucose intolerance by altering the gut microbiota. Nature. 2014; 514(7521):181-6.
  5. EFSA NDA (EFSA Panel on Dietetic Products Nutrition and Allergies). Scientific opinion on the substantiation of health claims related to intense sweeteners and contribution to the maintenance or achievement of a normal body weight (ID 1136, 1444, 4299), reduction of post-prandial glycaemic responses (ID 4298), maintenance of normal blood glucose concentrations (ID 1221, 4298), and maintenance of tooth mineralisation by decreasing tooth demineralisation (ID 1134, 1167, 1283) pursuant to Article 13(1) of Regulation (EC) No 1924/2006. EFSA 2011 Journal 9: 2229
  6. Commission Regulation (EU) No 432/2012 of 16 May 2012 establishing a list of permitted health claims made on foods, other than those referring to the reduction of disease risk and to children’s development and health
  7. Russell W, et al. Impact of Diet Composition on Blood Glucose Regulation. Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 2013; 56:4: 541-590
  8. Franz MJ, Powers MA, Leontos C, et al. The evidence for medical nutrition therapy for type 1 and type 2 diabetes in adults. J Am Diet Assoc 2010;110:1852-1889
  9. Miller P., Perez V. Low-calorie sweeteners and body weight and composition: a meta-analysis of randomized controlled trials and prospective cohorts (391.1). FASEB J 2014; 28: 391
  10. Rogers PJ, Hogenkamp PS, de Graaf K., et al. Does low-energy sweetener consumption affect energy intake and body weight? A systematic review, including meta-analyses, of the evidence from human and animal studies. Int J Obes 2016; 40(3): 381-94
  11. Gardner C, Wylie-Rosett J, Gidding SS, Steffen LM, Johnson RK, Reader D, Lichtenstein AH. Nonnutritive sweeteners: current use and health perspectives: a scientific statement from the American Heart Association and the American Diabetes Association. Circulation 2012; 126:509-519
  12. Fitch C, Keim KS. Academy of Nutrition and Dietetics. Position of the Academy of Nutrition and Dietetics: use of nutritive and nonnutritive sweeteners. J Acad Nutr Diet 2012; 112: 739-58