La Asociación Internacional de Edulcorantes celebra el ritmo acelerado de la innovación de producto

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Publicado: 07 noviembre 2012

Europa, 7 de noviembre de 2012: Un año después de la adición del último edulcorante bajo en calorías (glucósidos de esteviol, generalmente conocido como estevia) a la gama de ingredientes disponibles para los fabricantes de alimentos y bebidas, la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) celebra el ritmo acelerado de innovación de producto del sector, lo que significa que los consumidores pueden disfrutar de una cada vez más amplia variedad de alimentos y bebidas de sabor agradable y bajos en calorías, así como de edulcorantes de mesa.

El Presidente de la ISA, Hugues Pitre, comentó: “Estamos muy contentos por la dedicación del sector en el sentido de ofrecer a los consumidores una gama más amplia de productos con edulcorantes bajos en calorías. Los consumidores son cada vez más conscientes de su alimentación y están preparados para encontrar incluso una mayor variedad de estos productos en las estanterías. La gama continuará creciendo con el fin de ofrecer una mayor capacidad de elección para cada ocasión y cada estilo de vida. La introducción de la estevia en el mercado ha supuesto una nueva oleada de innovación y esperamos que esta tendencia continúe desarrollándose en el sector.”

Los edulcorantes bajos en calorías han sido utilizados por la industria de alimentos y bebidas en Europa desde el descubrimiento de la sacarina en 1879. Durante los últimos 30 años, la gama de edulcorantes disponible para el desarrollo de alimentos y bebidas ha aumentado sustancialmente hasta incluir el acesulfamo K, el aspartamo, la sucralosa, el neotamo y ahora los glucósidos de esteviol. Se continúan desarrollando nuevas fuentes de dulzor sin calorías. Desde 1994, las Normativas que regulan su uso se han armonizado autorizando el uso de edulcorantes en toda la Unión Europea.

chart

Utilizados para sustituir los azúcares en los alimentos y bebidas cotidianos, los edulcorantes bajos en calorías proporcionan a los diseñadores de productos la capacidad de ofrecer a los consumidores el sabor dulce del que disfrutan con menos calorías. Si se consumen como parte de una alimentación equilibrada y saludable, pueden ser una herramienta efectiva para el control del peso y la higiene dental, y puesto que no tienen un impacto sobre los niveles de insulina y de azúcar en sangre, los edulcorantes bajos en calorías pueden asimismo permitir a las personas con diabetes disfrutar de los alimentos y bebidas de sabor dulce.