Apretándose el cinturón en la epidemia de la obesidad en Europa – la ISA respalda los objetivos del Día Europeo de la Obesidad 2014

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Bruselas, 18 de mayo de 2014: El Día Europeo de la Obesidad es una fecha importante para recordar la epidemia de la obesidad y las medidas que existen para ayudar a su reducción.

El número de personas que sufre obesidad y enfermedades asociadas como la diabetes de tipo 2, cardiopatías e hipertensión, tiene proporciones epidémicas en todo el mundo. Actualmente, la obesidad es una de los problemas de salud pública que más preocupa a los gobiernos, y Europa no es inmune. Más de la mitad (52%) de la población adulta de la Unión Europea tiene sobrepeso u obesidad según la OCDE1, y si no se detiene, la mortalidad causada por estas enfermedades aumentará a 8,6 millones de muertes al año en 2015.2

El coste de tratar la obesidad y los efectos asociados, incluyendo la pérdida de productividad de los días de baja, es también considerable. La salud es el segundo sector más grande de gasto después de la protección social y según datos de Eurostat 2011, el gasto en salud pública ascendió a un 15% del gasto total del gobierno, 78% del cual estuvo vinculado a enfermedades crónicas.3

En este contexto, la International Sweeteners Association (ISA) apoya plenamente los objetivos del Día Europeo de la Obesidad y su labor permanente por concienciar sobre la obesidad, destacando medidas efectivas sencillas para el día a día que pueden controlar aspectos relacionados con el exceso de peso. La ISA cree que los edulcorantes bajos en calorías juegan un papel clave a la hora de ayudar a tratar la agenda de la salud pública, y que los alimentos en los que están presentes tienen la ventaja de ofrecer al consumidor otras posibilidades que le permitan reducir su ingesta calórica total y mejorar los componentes de su dieta al tiempo que disfruta de sabores dulces.

Expertos que recientemente participaron en la conferencia de la ISA celebrada en abril, destacaron de manera inequívoca el papel y las ventajas que los edulcorantes bajos en calorías representan a la hora de tratar las enfermedades y los estilos de vida del siglo XXI. “Hemos descubierto que los edulcorantes bajos en calorías son realmente un sustituto para una dieta saludable – los usuarios de edulcorantes bajos en calorías se alimentan también de una dieta saludable y equilibrada y son físicamente más activos”, añadió el Prof. Adam Drewnowski, experto mundialmente reconocido en la prevención y el tratamiento de la obesidad de la Universidad de Washington.

La buena noticia es que con la educación adecuada, la obesidad puede ser tratada con algunos ajustes sencillos en el estilo de vida, por ejemplo, ejercicio más regularmente y cambios inteligentes, de alimentos con gran contenido calórico a otros bajos en calorías. Ofreciendo dulzor sin calorías, las opciones edulcoradas bajas en calorías pueden suponer una aportación útil a una dieta saludable y con control de calorías.

  1. Health at a Glance: Overweight and obesity among adults. OECD iLibrary, 2012. http://www.oecd-ilibrary.org/sites/9789264183896-en/02/07/index.html?itemId=/content/chapter/9789264183896-26-en
  2. Reducing the burden of chronic disease in Europe by focusing on health outcomes Joe Jimenez, CEO Novartis Speech – EU Chronic Health Summit – Friday, 4 April 2014
  3. European Commission, DG Health and Consumers, presentation Michael Hübel, November 2013