Los niños y niñas pueden tomar con seguridad edulcorantes bajos en calorías/sin calorías

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Declaración de la ISA en respuesta a la nueva declaración de principios de la Academia Americana de Pediatría

Bruselas, 28 de octubre de 2019: Tras la publicación, en el día de hoy, de una nueva declaración de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) sobre el uso de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en niños y niñas1, la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) reconoce la importancia de una alimentación saludable que aporte la cantidad necesaria de energía y nutrientes para favorecer el desarrollo infantil. No obstante, la ISA desearía reafirmar la seguridad de todos los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías tanto para adultos como para niños, como vienen confirmando constantemente autoridades reguladoras internacionales, como la FDA2, el JECFA3 y la EFSA4.

Como parte del proceso de evaluación de seguridad, los expertos en evaluación de riesgos de estas agencias de seguridad alimentaria establecen una Ingesta Diaria Admisible (IDA) para los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías aprobados, que representa la cantidad diaria que puede consumirse con seguridad a lo largo de toda la vida sin riesgo alguno para la salud, e incluye a grandes consumidores y a niños. La IDA supone la base científica para establecer los niveles máximos legales de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en diferentes categorías de alimentos: también en aquellos destinados a la infancia. Las agencias de seguridad alimentaria monitorizan la ingesta de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías aprobados, y los estudios de ámbito global confirman que la ingesta de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías sigue muy por debajo de la Ingesta Diaria Admisible (IDA) de cada edulcorante individual entre la población general, tanto en niños como en adultos.5,6,7 En consecuencia, la seguridad de los consumidores, incluida la de los niños, está garantizada por dichas agencias y por los niveles máximos permitidos de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en base a sus dictámenes científicos.

Por supuesto, es importante tener en mente que los niños, en particular los más pequeños, necesitan abundantes calorías para su rápido crecimiento y desarrollo, de modo que elegir una amplia variedad de alimentos nutritivos en las cantidades adecuadas permitirá que el menor crezca con un peso saludable. Por ejemplo, en la Unión Europea no está aprobado el uso de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en alimentos destinados a bebés y niños menores de tres años, al igual que ningún otro aditivo alimentario.

Así mismo, a la ISA le gustaría destacar el hecho de que los consumidores de todo el mundo, incluidos los de EEUU, disponen de información sobre la presencia de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en cada producto en concreto gracias a su lista de ingredientes, en la que los edulcorantes están indicados por su nombre, como cualquier otro ingrediente alimentario.

En un momento en que la obesidad y las enfermedades no transmisibles, incluidas la diabetes y las enfermedades bucodentales, siguen suponiendo importantes desafíos para la salud global, y a la vista de las recomendaciones actuales para reducir la ingesta de azúcares, que incluye a la infancia,8 los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías pueden consumirse con seguridad tanto por adultos como por niños y, dentro del contexto de una alimentación equilibrada y un estilo de vida saludable, permiten que las personas satisfagan su deseo innato de sabor dulce y, a la vez, les ayuda a reducir su ingesta de calorías y azúcares y, por tanto, son útiles para controlar el peso corporal. 9,10,11,12,13 En su reciente declaración, la AAP también reconoce que: “Cuando sustituyen a alimentos o bebidas edulcorados con calorías, los ENN [edulcorantes no nutritivos] pueden moderar el aumento de peso o favorecer pequeñas pérdidas de peso (+-1 kg) en niños (y adultos)”. Los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías pueden, además, ser una herramienta útil en la gestión de los niveles de glucosa en sangre y la prevención de la diabetes tipo 2,14,15 y contribuyen a la salud bucodental,14 como también respaldan autoridades de seguridad alimentaria y organizaciones de salud de todo el mundo.5,16 En línea con su misión de transmitir la información científica más actualizada sobre la seguridad y utilidad de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías, la ISA fomenta la educación de los consumidores sobre los beneficios de una alimentación saludable y equilibrada e información sobre el papel de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en la alimentación.17

Atendiendo en concreto a la apetencia de dulce, estudios controlados de intervención en niños con una duración de hasta 18 meses han demostrado que el consumo de bebidas con edulcorantes bajos en calorías/sin calorías tendía a reducir, más que a aumentar, la ingesta de alimentos con contenido en azúcares. Por consiguiente, su uso se asociaba a una menor ingesta de alimentos con sabor dulce,18 lo que sugiere que los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías no fomentan un comportamiento “goloso”, y pueden, por el contrario, ayudar a satisfacer el deseo de algo dulce.19

Cuando se utilizan en alimentos, bebidas y edulcorantes de mesa, los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías pueden ofrecer a todas las personas, niños incluidos,20 una amplia variedad de opciones de sabor dulce bajas en calorías o sin calorías y ser, por tanto, una herramienta útil, si se utilizan en vez del azúcar y como parte de una alimentación equilibrada, para ayudar a reducir la ingesta total de azúcares y calorías, así como para controlar los niveles de glucosa en sangre. Los edulcorantes bajos en calorías, además, no son cariogénicos, lo que significa que no contribuyen a la caries dental.

  1. Baker-Smith CM, de Ferranti SD, Cochran WJ, AAP COMMITTEE ON NUTRITION, SECTION ON GASTROENTEROLOGY, HEPATOLOGY, AND NUTRITION. The Use of Nonnutritive Sweeteners in Children. Pediatrics. 2019;144(5):e20192765
  2. https://www.fda.gov/food/food-additives-petitions/high-intensity-sweeteners
  3. http://www.fao.org/food/food-safety-quality/scientific-advice/jecfa/en/
  4. http://www.efsa.europa.eu/en/topics/topic/sweeteners
  5. Martyn D, Darch M, Roberts A et al. Low-/No-Calorie Sweeteners: A Review of Global Intakes. Nutrients 2018, 10(3), 357
  6. David R. Tennant (2019) Estimation of exposures to non-nutritive sweeteners from consumption of tabletop sweetener products: a review, Food Additives & Contaminants: Part A, 36:3, 359-365
  7. David R. Tennant, A. Vlachou (2019) Potential consumer exposures to low/no calorie sweeteners: a refined assessment based upon market intelligence on use frequency, and consideration of niche applications, Food Additives & Contaminants: Part A, 36:8, 1173-1183
  8. WHO guidelines on ‘Sugars intake for adults and children’. 2015: http://www.who.int/nutrition/publications/guidelines/sugars_intake/en/
  9. Rogers PJ, Hogenkamp PS, de Graaf K, et al. Does low-energy sweetener consumption affect energy intake and body weight? A systematic review, including meta-analyses, of the evidence from human and animal studies. Int J Obes 2016; 40(3): 381-94
  10. de Ruyter, JC., Olthof, MR., Seidell, JC., & Katan, MB.. A trial of sugar-free or sugar-sweetened beverages and body weight in children. N Engl J Med 2012;367(15):1397–1406
  11. de Ruyter, JC., Olthof, MR., Seidell, JC., & Katan, MB.. A trial of sugar-free or sugar-sweetened beverages and body weight in children. N Engl J Med 2012;367(15):1397–1406
  12. Ebbeling CB, Feldman HA, Chomitz VR, Antonelli TA, Gortmaker SL, Osganian SK et al. A randomized trial of sugar-sweetened beverages and adolescent body weight. N Engl J Med 2012; 367: 1407–1416
  13. Katan MB, de Ruyter JC, Kuijper LD, Chow CC, Hall KD, Olthof MR. Impact of Masked Replacement of Sugar- Sweetened with Sugar-Free Beverages on Body Weight Increases with Initial BMI: Secondary Analysis of Data from an 18 Month Double–Blind Trial in Children. PLoS ONE. 2016; 11(7): e0159771
  14. EFSA Scientific opinion on the substantiation of health claims related to intense sweeteners. EFSA 2011 Journal 9(6): 2229, and 9(4): 2076. http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2012:136:0001:0040:en:PDF
  15. Nichol AD, Holle MJ, An R. Glycemic impact of non-nutritive sweeteners: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Eur J Clin Nutr 2018; 72: 796-804
  16. Renwick AG. The intake of intense sweeteners – an update review. Food Addit Contam 2006 Apr; 23: 327-38
  17. https://www.sweeteners.org/sweetness-in-the-diet
  18. de Ruyter, J. C., Katan, M. B., Kuijper, L. D., Liem, D. G., & Olthof, M. R. (2013). The effect of sugar-free versus sugar-sweetened beverages on satiety, liking and wanting: An 18 month randomized double-blind trial in children. PlosOne, 8(10), e78039.
  19. Bellisle F. Intense Sweeteners, Appetite for the Sweet Taste, and Relationship to Weight Management. Curr Obes Rep 2015; 4(1): 106-110
  20. Wakida-Kuzunoki GH, Aguiñaga-Villaseñor RG, Avilés-Cobián R, et al. Edulcorantes no calóricos en la edad pediátrica: análisis de la evidencia científica [Low calroie sweeteners in childhood: analysis of the scientific evidence]. Revista Mexicana de Pediatría 2017; 84(suppl 1): S3-S23 (in Spanish)