Los edulcorantes bajos en calorías no están asociados a un mayor riesgo de diabetes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Declaración de la ISA en respuesta al nuevo estudio de Drouin-Chartier et al.

Bruselas, 4 de octubre de 2019: Tras la publicación de un estudio por parte de Drouin-Chartier et al. relativo a un hipotético efecto del consumo de bebidas con edulcorantes bajos en o sin calorías sobre el riesgo de diabetes tipo 2,1 la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) desearía señalar la naturaleza observacional del estudio y, por tanto, sus limitaciones, lo que también reconocen sus autores, y la abundancia de sólidas pruebas científicas que confirman que el consumo de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías no aumenta el riesgo de diabetes.

En un momento en que la obesidad y las enfermedades no transmisibles, incluida la diabetes, siguen suponiendo importantes retos mundiales para la salud, y en que las autoridades de salud pública animan a los fabricantes de alimentos a que sustituyan el azúcar y reduzcan las calorías como parte de sus objetivos de reformulación, es vital proporcionar al público información fiable y con base científica con respecto a la seguridad y la utilidad de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías, que incluye el control de la glucosa en sangre y el tratamiento de la diabetes, lo que respaldan autoridades de seguridad alimentaria y organizaciones de salud de todo el mundo. 2,3,4,5

Los estudios observacionales no pueden demostrar, por naturaleza, una relación causal y deben interpretarse de manera crítica, dado que las asociaciones observadas pueden verse afectadas por factores residuales de confusión y la causalidad inversa.6 Esto es algo que reconocen los propios autores del informe de Drouin-Chartier et al., quienes afirman que estas conclusiones deben interpretarse con cautela, dado que la causalidad inversa o sesgos en el control pueden afectar a la asociación sugerida entre el consumo de bebidas con edulcorantes bajos en o sin calorías y el riesgo de diabetes. Es más, es probable que las personas con mayor riesgo de diabetes se pasen a las bebidas con edulcorantes bajos en o sin calorías como estrategia para controlar su peso corporal, y la presencia de este factor de confusión podría, así, sobreestimar la fortaleza de la supuesta asociación.

De hecho, la revisión sistemática de Toews et al., respaldada por la OMS, también señalaba la necesidad de interpretar con cautela los resultados de estudios observacionales en torno a los efectos para la salud de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías, y la importancia de ser conscientes de los plausibles factores residuales de confusión, así como de la causalidad inversa, en este tipo de estudios.7

Por otro lado, los resultados de estudios controlados de intervención en humanos aportan los datos más sólidos para la evaluación de los potenciales beneficios y efectos de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías sobre resultados medibles, como el peso corporal y el control glucémico y, por tanto, se consideran pruebas de mayor calidad. Los datos colectivos procedentes de estudios controlados, tanto sobre animales como humanos, respaldan consistentemente la afirmación de que los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías no provocan aumento de peso y no trastornan el control de la glucosa ni tienen ningún otro impacto adverso sobre la salud.8,9

Cuando se utilizan en alimentos, bebidas y edulcorantes de mesa, los edulcorantes bajos en calorías pueden ofrecer a las personas, incluidas las personas con diabetes o con riesgo de padecerla, un abanico más amplio de opciones de sabor dulce con menos calorías o sin calorías y ser, por tanto, una herramienta útil, si se utilizan en lugar del azúcar y como parte de una alimentación equilibrada, para ayudar a reducir la ingesta total de azúcares y calorías, así como para controlar los niveles de glucosa en sangre. Además, los edulcorantes bajos en calorías no son cariogénicos, lo que significa que no contribuyen a la caries dental.5

  1. Drouin-Chartier et al. Changes in Consumption of Sugary Beverages and Artificially Sweetened Beverages and Subsequent Risk of Type 2 Diabetes: Results From Three Large Prospective U.S. Cohorts of Women and Men. Diabetes Care 2019;42:1-9
  2. http://www.fao.org/food/food-safety-quality/scientific-advice/jecfa/en/
  3. http://www.fda.gov
  4. http://www.efsa.europa.eu/en/topics/topic/sweeteners
  5. The European Food Safety Authority (EFSA) has concluded that: “Consumption of foods/drinks containing intense sweeteners instead of sugar induces a lower blood glucose rise after their consumption compared to sugar-containing foods/drinks”. EFSA Scientific opinion on the substantiation of health claims related to intense sweeteners. EFSA 2011 Journal 9(6): 2229, and 9(4): 2076
  6. Pyrogianni V and La Vecchia C. Letter by Pyrogianni and La Vecchia Regarding Article, “Artificially Sweetened Beverages and Stroke, Coronary Heart Disease, and All-Cause Mortality in the Women’s Health Initiative”. Stroke 2019; 50(6): e169
  7. Toews et al. Association between intake of non-sugar sweeteners and health outcomes: systematic review and meta-analyses of randomised and non-randomised controlled trials and observational studies. BMJ 2019; 364: k4718
  8. Rogers PJ, Hogenkamp PS, De Graaf C, Higgs S, Lluch A, Ness AR, Penfold C, Perry R, Putz P, Yeomans MR, Mela DJ. Does low-energy sweetener consumption affect energy intake and body weight? A systematic review, including meta-analyses, of the evidence from human and animal studies. Int J Obes. 2016;40:381–94
  9. Nichol AD, Holle MJ, An R. Glycemic impact of non-nutritive sweeteners: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Eur J Clin Nutr 2018; 72: 796-804