Cómo abordar la desinformación sobre edulcorantes bajos en calorías/sin calorías buscando información científica fiable

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Noticias científicas del seminario web organizado por la ISA y la Federación Diabetológica Colombiana

Aspectos destacados:

  • Los científicos que participaron en un seminario web sobre edulcorantes bajos en calorías/sin calorías destacaron que, en la era de la desinformación, los consumidores deben buscar fuentes fiables de conocimiento para tomar decisiones informadas sobre lo que deciden comer.
  • Todos los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías aprobados, independientemente de su origen, han pasado por un estricto proceso de evaluación de seguridad, y se ha determinado que son seguros dentro de los niveles de ingesta admisible.
  • Un nuevo estudio en fase de publicación confirma que las ingestas estimadas de los seis edulcorantes bajos en calorías/sin calorías más consumidos están por debajo de sus Ingestas Diarias Admisibles (IDA) en Argentina, Chile y Perú.
  • La sustitución de azúcares por edulcorantes bajos en calorías/sin calorías puede ayudarnos a reducir nuestra ingesta calórica y ser de ayuda, por tanto, para controlar más eficazmente el peso corporal. El conocimiento científico disponible no demuestra que los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías puedan hacer aumentar nuestra apetencia de productos dulces o provocar una sobrealimentación sin control.
  • Los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías no tienen efecto sobre los niveles de glucemia postprandial, y provocan un menor aumento de la glucosa en sangre en comparación con el azúcar.

 

El papel de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en el debate actual sobre salud pública fue el tema de un seminario web organizado por la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) y la Federación Diabetológica Colombiana. Expertos científicos internacionales, reconociendo la desinformación sobre el tema de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías, intentaron ofrecer una revisión de la evidencia científica disponible y más reciente sobre una amplia variedad de temas, desde la seguridad hasta la eficacia de los edulcorantes.

Ingesta de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías: ¿Son seguros estos ingredientes? ¿Y cuánto consumimos?

Todavía surgen dudas entre los consumidores en torno al uso de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías, incluso aunque su seguridad se haya evaluado de manera independiente y confirmado repetidamente por parte de importantes agencias de seguridad alimentaria de todo el mundo, como el Comité Mixto de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), y la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA)1.

La Dra. Indira Sotelo (Universidad La Sabana, Colombia) aclaró que todos los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías aprobados han pasado por el mismo proceso exhaustivo de evaluación de seguridad, independientemente de su origen natural o sintético.

Otra consideración de los expertos en salud pública fue si los niveles de ingesta de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías siguen estando dentro de la Ingesta Diaria Admisible (IDA), que se establece para cada edulcorante individual durante el proceso de aprobación por parte de autoridades reguladoras y de seguridad alimentaria. La IDA es la cantidad de un edulcorante bajo en calorías/sin calorías que puede consumirse diariamente, con seguridad, a lo largo de la vida de una persona sin problemas para la salud.

La Dra. Leila Barraj (Exponent, EEUU) presentó por primera vez los resultados de un estudio en fase de publicación, que seguía el enfoque del método del presupuesto danés, así como datos concretos de ventas en cada país, y usaba los datos para derivar las estimaciones de ingestas a nivel de seis edulcorantes bajos en calorías/sin calorías seleccionados (acesulfamo potásico, aspartamo, ciclamato, sacarina, glucósidos de esteviol y sucralosa) en Argentina, Chile y Perú2. En línea con conclusiones previas para países latinoamericanos, el nuevo estudio confirmaba que las ingestas estimadas de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías estaban por debajo de sus IDA respectivas, incluso al aplicar los supuestos más conservadores.

Además, la Dra. Barraj explicó que los valores de consumo utilizados en el método del presupuesto se basan en supuestos conservadores sobre las necesidades calóricas de niños pequeños y en el rango de ingestas potenciales de bebidas en bebés, niños y adultos en climas cálidos. Por tanto, los resultados del estudio actual para Argentina, Chile y Perú no solo son relevantes para la población adulta general, sino que también son aplicables a la subpoblación infantil de esos tres países.

¿Qué hay de la eficacia de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías? ¿Pueden marcar la diferencia en el control del peso y la glucosa?

Otra área de controversia es el valor de utilizar edulcorantes bajos en calorías/sin calorías. Los consumidores están confusos debido a que la información online es contradictoria y desean saber si los edulcorantes de verdad ofrecen los beneficios previstos para su salud.

El Dr. Brian Cavagnari (Universidad Católica Argentina, Argentina) intentó aclarar el motivo de esta confusión. Explicó que diferentes tipos de estudios, en función de su diseño, fortalezas y limitaciones, pueden mostrar resultados diferentes3, pero los profesionales de la atención sanitaria deberían basar sus recomendaciones en la nutrición basada en la evidencia, que está vinculada a la jerarquía de las pruebas científicas4. Por ejemplo, en el caso de los edulcorantes, los estudios observacionales a veces muestran un vínculo entre un mayor consumo de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías y obesidad que, sin embargo, podría deberse al hecho de que las personas con mayor peso corporal se pasan a los edulcorantes en su esfuerzo por reducir su ingesta de azúcares y controlar su peso corporal, y no al revés. Este es un caso típico de ‘causalidad inversa’. Debido a las limitaciones de los estudios observacionales, este tipo de investigación ocupa un puesto inferior en la jerarquía de las pruebas, mientras que los ensayos controlados aleatorizados (ECA) ofrecen un mayor nivel de evidencia gracias a su diseño más sofisticado. Así, contrariamente a lo que indican los estudios observacionales, los ECA concluyen que la sustitución de azúcares por edulcorantes bajos en calorías/sin calorías puede ayudar a reducir nuestra ingesta energética (calórica) total y ser de ayuda, por tanto, en la pérdida o el mantenimiento del peso5. De hecho, el efecto beneficioso sobre el peso corporal es mayor en personas que sufren sobrepeso u obesidad, aunque esto también depende del nivel de reducción de calorías a partir de la sustitución de azúcares6. Si los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías se comparan con agua o con placebo, al no conseguirse una reducción calórica, el efecto sobre el peso corporal es, simplemente, neutral5.

De manera similar, para comprender el beneficio potencial de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías para el control de la glucosa, los profesionales sanitarios deberían evaluar la totalidad de la evidencia científica y formular recomendaciones específicas para sus pacientes en función de sus patrones de alimentación individuales. Por ejemplo, los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías no afectan a los niveles de glucosa en sangre y, por tanto, en comparación con los azúcares, que provocan un pico de glucemia, los edulcorantes tienen la ventaja de provocar un menor aumento de azúcar en sangre7. Algunos estudios sugieren que este beneficio podría ser más evidente e importante para las personas con diabetes8.

¿Qué hay del efecto a largo plazo sobre la predilección por lo dulce? ¿Provocan que seamos golosos?

La gente también desea saber si el beneficio a corto plazo de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en la reducción de la ingesta calórica podría agudizar su predilección por el sabor dulce a largo plazo.

La Dra. France Bellisle (Universidad de París, Francia) habló de lo que demuestra la evidencia actual respecto al efecto de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías sobre el apetito y el gusto por lo dulce. Aunque es necesario investigar más en este campo, y hay grandes ECA en marcha actualmente, un número cada vez mayor de los estudios publicados hasta la fecha indican que no se observan efectos derivados de la exposición al sabor dulce sobre el deseo y la ingesta subsiguiente de alimentos dulces9. La evidencia disponible no confirma la hipótesis de que los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías puedan exacerbar la apetencia de productos dulces o provocar una sobrealimentación sin control. Por el contrario, al menos en el corto a medio plazo, algunos ensayos clínicos sugieren que el uso de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías como parte de una dieta para perder peso sacia la apetencia de dulce, de modo que se consume menos azúcar.

Cómo abordar la desinformación presentando pruebas científicas fiables

En el seminario web, moderado por la Dra. Luisa Fernanda Bohórquez, presidenta de la Federación Diabetológica Colombiana (FDC), los expertos también hablaron sobre el papel de los medios de comunicación en la lucha contra la desinformación. Los expertos estuvieron de acuerdo en que, en esta era de información por todas partes, encontrar evidencias creíbles puede ser todo un reto, pero los consumidores deben buscar información fiable para tomar decisiones informadas sobre lo que comen.

El seminario web puede verse bajo demanda haciendo clic aquí.

  1. Aldrete-Velasco J. et al. Análisis de la evidencia disponible para el consumo de edulcorantes no calóricos. Documento de expertos. Med. interna Méx. 2017;33(1):61-83.
  2. Barraj L, Bi X, Tran N. Screening level intake estimates of low and no-calorie sweeteners in Argentina, Chile and Peru. Food Additives & Contaminants: Part A. (Under publication)
  3. Normand M, Ritz C, Mela D, Raben A. Low-energy sweeteners and body weight: a citation network analysis. BMJ Nutrition, Prevention & Health 2021; bmjnph-2020-000210. doi: 1136/bmjnph-2020-000210
  4. Cavagnari BM. Edulcorantes no calóricos y peso corporal. (Non-caloric sweeteners and body weight). MEDICINA (Buenos Aires) 2019; 79: 115-122
  5. Rogers PJ and Appleton KM.The effects of low-calorie sweeteners on energy intake and body weight: a systematic review and meta-analyses of sustained intervention studies. Int J Obes 2021; 45(3): 464-478 https://doi.org/10.1038/s41366-020-00704-2
  6. Laviada-Molina H, Molina-Segui F, Pérez-Gaxiola G, et al. Effects of nonnutritive sweeteners on body weight and BMI in diverse clinical contexts: Systematic review and meta-analysis. Obesity Reviews 2020; 21(7):e13020. doi: 10.1111/obr.13020
  7. Scientific opinion on the substantiation of health claims related to intense sweeteners. EFSA Journal 2011, 9(6), 2229. Available online: Available online: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.2903/j.efsa.2011.2229/epdf
  8. Greyling A, Appleton KM, Raben A, Mela DJ. Acute glycemic and insulinemic effects of low-energy sweeteners: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Am J Clin Nutr 2020; nqaa167. https://doi.org/10.1093/ajcn/nqaa167
  9. Appleton KM, Tuorila H, Bertenshaw EJ, de Graaf C and Mela DJ. Sweet taste exposure and the subsequent acceptance and preference for sweet taste in the diet: systematic review of the published literature. Am J Clin Nutr 2018;107:405–419