La presencia de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías en los alimentos está claramente etiquetada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Declaración de la ISA en respuesta a la petición de la Sugar Association (Asociación del Azúcar) a la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos) respecto al etiquetado de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías

Bruselas, 23 de junio de 2020: La Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) responde a la petición remitida por la Sugar Association (Asociación del Azúcar) a la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) a primeros de mes respecto al etiquetado de edulcorantes bajos en calorías/sin calorías1. La ISA quiere señalar que la presencia de todo edulcorante bajo en calorías/sin calorías debe declararse en el listado de ingredientes de los alimentos. Por tanto, existe un medio claro y visible gracias al cual los consumidores pueden determinar si un alimento contiene un edulcorante bajo en calorías/sin calorías.

También es importante destacar que, para que se apruebe el uso de un edulcorante bajo en calorías/sin calorías en el mercado, antes debe pasar por una meticulosa evaluación de seguridad por parte de la autoridad competente de seguridad alimentaria. Las autoridades más importantes de todo el mundo han venido confirmando de forma consistente la seguridad de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías. Entre ellas se incluyen el Comité Mixto de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA)2 de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés)3 y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés)4.

Sus expertos en evaluación de riesgos establecen los niveles admisibles de ingesta de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías aprobados (que es la cantidad que podemos consumir diariamente en los alimentos, incluidos los niños, sin efecto adverso para la salud). Las cantidades de los edulcorantes utilizados en productos alimentarios comercializados en Estados Unidos deben estar dentro de los límites admisibles si el edulcorante es un aditivo alimentario aprobado, o deben cumplir los límites Generalmente Reconocidos como Seguros (Generally Recognized as Safe – GRAS) de la FDA si son edulcorantes considerados GRAS. Esto garantiza que todos los consumidores, incluidos los niños, ingieran cantidades seguras de edulcorantes.

En un momento en que la obesidad y las enfermedades no transmisibles, incluidas la diabetes y las enfermedades bucodentales, siguen siendo importantes retos para la salud global, y a la vista de las actuales recomendaciones de salud pública respecto a reducir la ingesta total de azúcares, los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías pueden ser de utilidad para crear entornos alimentarios más saludables. Ofrecen a las personas una amplia variedad de opciones de sabor dulce con pocas calorías o sin calorías, por lo que pueden ser una herramienta útil, si se utilizan en vez de azúcar y como parte de una alimentación equilibrada, para ayudar a reducir la ingesta total de azúcares y calorías, así como para controlar los niveles de glucosa en sangre5. Además, los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías no fermentan por acción de las bacterias orales, lo que significa que no contribuyen a la desmineralización dental, que es una de las causas de la caries dental5.