Edulcorantes bajos en calorías y sensibilidad a la insulina: se confirma que no ejercen ningún efecto adverso en los humanos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Declaración de ISA en respuesta a un nuevo estudio de Malbert et al.

Bruselas, 26 de julio de 2019: La Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA, del inglés), en respuesta a un nuevo estudio de Malbert, Horowitz y Young sobre los edulcorantes bajos en calorías y la sensibilidad a la insulina1, señala las limitaciones de dicho estudio y la abundancia de sólidas pruebas científicas que demuestran que el consumo de edulcorantes bajos en calorías no ejerce ningún efecto adverso en la sensibilidad a la insulina.

A diferencia del estudio de Malbert et al., que se llevó a cabo en minicerdos, los resultados colectivos de ensayos controlados aleatorios (ECA) y de revisiones sistemáticas de varios ECA realizados en humanos aportan pruebas sólidas de que los edulcorantes bajos en calorías, como la sucralosa y el acesulfamo potásico, no provocan una mayor absorción de glucosa tras una comida ni afectan de forma adversa al control glucémico ni a la homeostasis.2,3 Además, diversos estudios clínicos publicados recientemente demuestran que el consumo de edulcorantes bajos en calorías no ejerce ningún efecto adverso en la sensibilidad a la insulina .4,5,6 También es importante destacar los beneficios de los edulcorantes bajos en calorías en el control de la diabetes, ya que, a diferencia de los azúcares, no provocan un aumento de los niveles de glucemia tras el consumo de alimentos, según ha reconocido la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA).7

Al observar más específicamente los resultados del estudio de Malbert et al., es fundamental recordar que se trata de una investigación realizada en animales de pequeño tamaño —en concreto, en minicerdos con obesidad mórbida— llevada a cabo en unas condiciones experimentales determinadas que en la vida real no son aplicables necesariamente a los humanos . En términos generales, conviene ser cautelosos a la hora de extrapolar a los humanos datos de estudios realizados con animales sobre los efectos de la homeostasis de la glucosa y la composición corporal, en concreto porque en los humanos no se ha confirmado ninguno de los efectos sugeridos de los edulcorantes bajos en calorías.8

Con respecto a la interpretación de los resultados del mencionado estudio, la importancia de estos hallazgos es cuestionable, dado que la sensibilidad de todo el cuerpo a la insulina y la absorción de glucosa no registraron ningún cambio tras el consumo de edulcorantes bajos en calorías. Además, el aumento de absorción de glucosa observado en los órganos de algunos animales, lo que, según los autores del estudio, es un fenómeno que se produce durante el aumento de peso en animales y humanos obesos, no se tradujo en un aumento del peso corporal en los animales.

En una época en que la obesidad y las enfermedades no contagiosas —incluida la diabetes—siguen constituyendo importantes desafíos mundiales en materia de salud, y en que las autoridades de salud pública alientan a los fabricantes de alimentos a sustituir el azúcar y a reducir las calorías como parte de sus objetivos de reformulación, es esencial proporcionar a la ciudadanía información fiable y con una base científica acerca de la seguridad y la utilidad de los edulcorantes bajos en calorías, los cuales reciben el apoyo de las autoridades de seguridad alimentaria y de las organizaciones de salud a nivel mundial.

Utilizados en alimentos, bebidas y edulcorantes de mesa, los edulcorantes bajos en calorías, incluidos el acesulfamo potásico y la sucralosa, pueden brindar a los consumidores un amplio abanico de sabores dulces con muy pocas o ninguna caloría, o ninguna, por lo que pueden ser una herramienta muy útil, empleados en sustitución del azúcar y como parte de una alimentación equilibrada, para contribuir a reducir la ingesta total de azúcar y de calorías, así como para controlar los niveles de glucemia. Además, los edulcorantes bajos en calorías no son cariogénicos, lo que significa que no favorecen el desarrollo de la caries dental.8

  1. Malbert, CH., Horowitz, M. & Young, R.L. Low-calorie sweeteners augment tissue-specific insulin sensitivity in a large animal model of obesity. Eur J Nucl Med Mol Imaging (2019). https://doi.org/10.1007/s00259-019-04430-4
  2. Grotz, VL, Pi-Sunyer X, Porte DJ, Roberts A, Trout JR. A 12-week randomized clinical trial investigating the potential for sucralose to affect glucose homeostasis. Regul Toxicol Pharmacol 2017; 88: 22-33
  3. Nichol AD, Holle MJ, An R. Glycemic impact of non-nutritive sweeteners: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Eur J Clin Nutr 2018; 72: 796-804
  4. Bonnet F, Tavenard A, Esvan M, et al. Consumption of a carbonated beverage with high-intensity sweeteners has no effect on insulin sensitivity and secretion in nondiabetic adults. J Nutr 2018; 148: 1-7
  5. Engel S, Tholstrup T, Bruun JM, Astrup A, Richelsen B, Raben A. Effect of high milk and sugar-sweetened and non-caloric soft drink intake on insulin sensitivity after 6 months in overweight and obese adults: a randomized controlled trial. Eur J Clin Nutr 2018; 72: 358-366
  6. Thomson P, Santibañez R, Aguirre C, Galgani JE, Garrido D. Short-Term Impact of Sucralose Consumption on the Metabolic Response and Gut Microbiome of Healthy Adults. British Journal of Nutrition 2019 July 1: 1-23.
  7. The European Food Safety Authority (EFSA) has concluded that: “Consumption of foods/drinks containing intense sweeteners instead of sugar induces a lower blood glucose rise after their consumption compared to sugar-containing foods/drinks” and that: “Consumption of foods/drinks containing intense sweeteners instead of sugar contributes to the maintenance of tooth mineralisation”. EFSA Scientific opinion on the substantiation of health claims related to intense sweeteners. EFSA 2011 Journal 9(6): 2229, and 9(4): 2076
  8. Renwick AG, Molinary SV. Sweet-taste receptors, low-energy sweeteners, glucose absorption and insulin release. Br J Nutr 2010; 104: 1415-1420