Edulcorantes no calóricos en la edad pediátrica: análisis de la evidencia científica (Low calorie sweeteners in childhood: analysis of the scientific evidence)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Autor(es): Guillermo H Wakida-Kuzunoki, Rocío Gabriela Aguiñaga-Villaseñor, Rubén Avilés-Cobián, Manuel Antonio Baeza-Bacab, Brian M Cavagnari, et al
Nombre de publicación : Revista Mexicana de Pediatría 2017; 84(suppl 1): S3-S23
Año de publicación : 2017

Resumen

Los edulcorantes no calóricos son aditivos alimentarios cuya función tecnológica es proporcionar sabor dulce a los alimentos, pero con un valor energético nulo o muy bajo. Existen dudas entre los consumidores sobre los riesgos para la salud que podrían estar asociados al uso de edulcorantes no calóricos. En la comunidad pediátrica hay interés en el cuerpo de investigación publicado que evalúa la seguridad y el posible uso de estos aditivos en niños sanos y en algunas situaciones patológicas. Después de una extensa revisión de la literatura y clasificación de la evidencia disponible, en este artículo, un grupo de trabajo intenta proporcionar a los profesionales de la salud, en particular a los pediatras, conclusiones basadas en la evaluación y la calidad de la literatura científica actual. El papel de los edulcorantes no calóricos en la infancia se integró después de revisar una serie de temas de interés que fueron objeto del análisis crítico del grupo de trabajo: su seguridad toxicológica, el impacto potencial en la obesidad y en el balance energético, la compensación calórica, en la diabetes mellitus, carcinogenicidad, teratogenicidad, alergias, fenilcetonuria, efectos gastrointestinales, metabolismo mineral y caries dental.

Sumario

El consumo de edulcorantes bajos en calorías es seguro dentro de los niveles de Ingesta Diaria Admisible (IDA) durante cualquier etapa de la vida, incluida la infancia. No existen evidencias de riesgos o efectos adversos derivados de su utilización, a los niveles actuales de consumo, durante la infancia ni durante el embarazo o la lactancia. Esta es una importante conclusión de un grupo de expertos de México compuesto por expertos en medicina, nutrición y ciencia, entre los que se incluían pediatras, endocrinólogos y nutricionistas, entre otros investigadores, que examinaron los datos disponibles sobre la utilización de edulcorantes bajos en calorías en la infancia y evaluaron las evidencias según el sistema GRADE.

Otras conclusiones de este documento de revisión de expertos incluyen:

  • La utilización de edulcorantes bajos en calorías en vez de azúcar puede ayudar a reducir la ingesta de energía e hidratos de carbono en niños; la evidencia tampoco sostiene un posible efecto adverso de aumento del apetito derivado del uso de edulcorantes bajos en calorías. Una evidencia limitada muestra que la utilización de edulcorantes bajos en calorías en vez de azúcar puede contribuir a una reducción del aumento de peso en niños y niñas; algunos estudios en adolescentes han demostrado que sustituir el azúcar por edulcorantes puede tener un modesto efecto beneficioso en adolescentes con sobrepeso y obesidad. Sin embargo, en general, la evidencia sobre la población infantil es limitada, y es esencial contar con más ensayos con niños.
  • En niños con obesidad, síndrome metabólico o diabetes, los edulcorantes bajos en calorías pueden suponer una herramienta adicional a incluir dentro de un estilo de vida saludable que combine una alimentación equilibrada con actividad física.
  • En general, dado que el crecimiento y el desarrollo son etapas en que no debería fomentarse la restricción calórica en niños sanos, en general no tiene justificación fomentar el uso de edulcorantes bajos en calorías a esta edad. No obstante, en niños que necesiten restricción calórica o reducción de azúcar, como los niños con sobrepeso u obesidad, pueden utilizarse con seguridad edulcorantes bajos en calorías.

Ver el artículo completo