Edulcorantes bajos en calorías y microbiota intestinal: no existen efectos confirmados en humanos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Noticias científicas del 36º Simposio sobre Diabetes y Nutrición en Croacia

 

Aspectos destacados:

  • No existe confirmación de que los edulcorantes bajos en calorías provoquen efectos sobre la microbiota intestinal humana. Los resultados de estudios efectuados sobre animales para probar el uso de edulcorantes bajos en calorías en cantidades muy elevadas no pueden extrapolarse a efectos en los seres humanos.
  • Ensayos clínicos confirman la inexistencia de efectos adversos de los edulcorantes bajos en calorías relacionados con la tolerancia a la glucosa o la sensibilidad a la insulina en humanos.
  • Recientes revisiones sistemáticas y meta-análisis de ensayos clínicos demuestran que los edulcorantes bajos en calorías no afectan a la glucemia postprandial y pueden, por tanto, utilizarse en el tratamiento de la diabetes sin que su uso eleve los niveles de glucosa en sangre.

En una sesión sumamente interesante titulada “Edulcorantes bajos en calorías y microbiota: Implicaciones para la diabetes”, organizada en el contexto del 36º Simposio sobre Nutrición y Diabetes por parte del Grupo de Estudio sobre Diabetes y Nutrición (DNSG) de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), cuatro expertos de reconocido prestigio internacional presentaron las evidencias más recientes y debatieron sobre el efecto de los edulcorantes bajos en calorías sobre la microbiota (flora intestinal), el control glucémico y la tolerancia a la glucosa, la resistencia a la insulina y, en general, sobre el tratamiento de la diabetes.

Edulcorantes bajos en calorías, microbiota y tolerancia a la glucosa

La doctora Allison Sylvetsky, de la Universidad George Washington, EEUU, y el doctor John Sievenpiper, de la Universidad de Toronto, Canadá, presentaron la evidencia más reciente en torno a los edulcorantes bajos en calorías y la microbiota intestinal en un debate que concluyó con el consenso de que la evidencia actual no confirma efectos de los edulcorantes bajos en calorías sobre la microbiota humana y que las conclusiones de los estudios sobre animales no deberían trasladarse a efectos sobre los humanos.

La cuestión que debe abordarse principalmente no es si los edulcorantes bajos en calorías inducen intolerancia a la glucosa debido a cambios en la microbiota sino, más bien, si inducen intolerancia alguna a la glucosa, enfatizó el doctor Sievenpiper. De hecho, la evidencia actual sugiere lo contrario: que los edulcorantes bajos en calorías no afectan a la tolerancia a la glucosa. El doctor Sievenpiper concluyó que revisiones sistemáticas y meta-análisis de evidencias de la más alta calidad demuestran mejoras modestas en el peso corporal debidas al uso de edulcorantes bajos en calorías en comparación con el azúcar, y que no existen efectos sobre la glucemia o factores de riesgo cardiometabólico, en comparación con el agua.

La doctora Sylvetsky señaló que se han observado alteraciones en la microbiota intestinal en estudios sobre roedores, que utilizaban dosis elevadas de edulcorantes bajos en calorías, cercanas o superiores a la Ingesta Diaria Admisible (IDA), y que no se han confirmado tales efectos sobre la microbiota intestinal en humanos. De hecho, muy pocos estudios han evaluado los efectos de los edulcorantes bajos en calorías sobre la microbiota intestinal en humanos, y los que hay disponibles son, principalmente, estudios observacionales, y un solo estudio publicado con intervención sobre humanos que presentaba graves limitaciones y aplicabilidad limitada (Suez et al, 2014). Concluyó que estudios futuros bien diseñados deberían examinar sus efectos potenciales en el contexto de niveles realistas de consumo por parte de los humanos (Sylvetsky et al, 2018).

En la mesa redonda posterior, los ponentes estuvieron de acuerdo en que los estudios que investigan efectos de la alimentación en general sobre la microbiota intestinal son complejos, dado que todo componente que llegue al colon tiene el potencial de alterar la microbiota, y no se puede saber la importancia clínica de los cambios observados en el mismo. Además, dado que la alimentación humana es diversa y compleja, y que las personas no consumen un solo tipo de alimento o bebida, sino una variedad de ellos, es complicado estudiar los efectos de un solo nutriente, ingrediente o alimento.

Impacto de los edulcorantes bajos en calorías sobre el control de la glucosa y el tratamiento de la diabetes

En una presentación que atendía a la evidencia más reciente en torno al papel de los edulcorantes bajos en calorías en la diabetes, la profesora Anne Raben, de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, concluyó que la evidencia actual, tal como se ha demostrado en un reciente examen y meta-análisis sistemático, apoya plenamente que los edulcorantes bajos en calorías no afectan a la glucemia postprandial (Nichol et al, 2018). Esto es algo que también reconocen la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y asociaciones de diabetes y nutrición de EEUU (Asociación Americana de la Diabetes, 2018; Franz et al. Academia de Nutrición y Dietética, 2017) y del Reino Unido (Dyson et al. Diabetes UK, 2018). Además, la profesora Raben presentó nuevos datos que demuestran que, comparándolas con el agua, las bebidas light que contienen edulcorantes bajos en calorías no tienen efectos diferentes sobre la resistencia a la insulina (Engel et al, 2017).

Una reciente revisión y meta-análisis sistemático de 29 ensayos controlados aleatorizados (ECA) por parte de Nichol et al. (2018) concluyó que los edulcorantes bajos en calorías no incrementan ni afectan a los niveles de glucosa en sangre tras su consumo (niveles de glucosa postprandial). El estudio también determinó que el impacto glucémico del consumo de edulcorantes no difiere según tipos de edulcorantes bajos en calorías. Los autores llegaron a la conclusión de que esta ausencia de impacto glucémico tras el consumo de edulcorantes bajos en calorías hace de ellos una ayuda dietética potencialmente útil para personas con diabetes o que sigan una dieta para perder peso.

Los edulcorantes bajos en calorías también pueden ayudar a los consumidores a controlar los antojos

Abordando el sabor dulce y los determinantes psicológicos que influyen en el consumo de edulcorantes bajos en calorías, el profesor Jason Halford, de la Universidad de Liverpool, Reino Unido, subrayó que la preocupación por el peso corporal, patrones de alimentación restringida, y creencias positivas sobre la palatabilidad y la eficacia de los edulcorantes bajos en calorías, constituyen determinantes importantes para el consumo de bebidas edulcoradas bajas en calorías. Es más, quienes consumen frecuentemente bebidas dietéticas recurren a ellas en su empeño por combinar un control con éxito del peso y una alimentación más apetecible. Datos recientes demuestran que los consumidores pueden, realmente, utilizar las bebidas edulcoradas bajas en calorías como estrategia de éxito para controlar la ingesta de alimentos cuando sienten ansiedad, dado que su consumo les ayuda a controlar la ansiedad sin aumentar la ingesta de alimentos dulces. El profesor Halford puso énfasis en el hecho de que hacer dieta resulta difícil para muchas personas, por lo que permitir que las personas sigan diferentes estrategias, incluido el consumo de alimentos o bebidas dulces bajos en calorías que les ayuden a controlar los antojos, puede facilitar y mejorar el cumplimiento del esfuerzo por perder peso.

Moralejas

Todos los expertos estuvieron de acuerdo en que a los consumidores les confunden los numerosos y diferentes mensajes que reciben de medios y científicos. Existe una verdadera necesidad de trasladar los resultados de la investigación al contexto del consumo real humano y de conocer clínicamente los efectos sobre los humanos. Con respecto a los efectos sobre el control de la glucosa y la tolerancia a la misma, la evidencia actual apoya la sustitución de azúcar por edulcorantes bajos en calorías.

  1. American Diabetes Association. 4. Lifestyle management: Standards of Medical Care in Diabetes – 2018. Diabetes Care 2018;41(Suppl. 1):S38–S50
  2. Dyson PA., et al. Diabetes UK Position Statements. Diabetes UK evidence-based nutrition guidelines for the prevention and management of diabetes. Diabet Med. 2018;35:541-547
  3. EFSA. Scientific opinion on the substantiation of health claims related to intense sweeteners. EFSA Journal 2011, 9(6), 2229. Available at: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.2903/j.efsa.2011.2229/epdf
  4. Engel S, Tholstrup T, Bruun JM, Astrup A, Richelsen B, Raben A. Effect of high milk and sugar-sweetened and non-caloric soft drink intake on insulin sensitivity after 6 months in overweight and obese adults: a randomized controlled trial. Eur J Clin Nutr 2018;72:358-366
  5. Franz MJ., et al. Academy of Nutrition and Dietetics Nutrition Practice Guideline for Type 1 and Type 2 Diabetes in Adults: Systematic Review of Evidence for Medical Nutrition Therapy Effectiveness and Recommendations for Integration into the Nutrition Care Process. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics 2017;117(10):1659 – 1679
  6. Nichol AD, Holle MJ and An R. Glycemic impact of non-nutritive sweeteners: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Eur J Clin Nutr 2018;72:796-804
  7. Suez, J. et al. Artificial sweeteners induce glucose intoler-ance by altering the gut microbiota. Nature 2014; 514: 181–186
  8. Sylvetsky AC and Rother KI. Nonnutritive Sweeteners in Weight Management and Chronic Disease: A Review. Obesity 2018;26:635-640