Edulcorantes bajos en calorías: una herramienta útil para ayudar a reducir la ingesta calórica total en niños y adultos


Publicado: 02 mayo 2019

Declaración de ISA en respuesta a nuevo estudio de Sylvetsky et al.

La Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) responde a un estudio nuevo de Sylvetsky et al.1, y destaca la abrumadora cantidad de evidencias científicas que demuestran que los edulcorantes bajos en calorías pueden ayudar a niños y adultos a reducir su ingesta calórica y ser una herramienta útil que les ayude a controlar su peso corporal, si se utilizan en vez de azúcar, y como parte de una alimentación equilibrada y un estilo de vida saludable.2,3,4,5

Al reemplazar a los azúcares que contienen alimentos y bebidas habituales, los edulcorantes bajos en calorías pueden ayudar a disminuir la densidad energética de estos alimentos, lo que, a su vez, puede suponer un ahorro importante de calorías. En contraste con los resultados de esta publicación de Sylvetsky et al., las conclusiones de sólidos estudios llevados a cabo en otras poblaciones, en adultos6,7 y tanto en niños como en adultos8,9, han demostrado que el consumo de edulcorantes bajos en calorías está asociado a una calidad superior de la alimentación de forma general y a una menor ingesta de azúcares. De hecho, otro análisis reciente de datos procedentes de la NHANES (Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición) de 2009 a 2016, concluyó que, en todas las etapas de la vida, incluidas infancia y adolescencia, los consumidores de bebidas edulcoradas bajas en calorías o sin calorías presentaban, de hecho, ingestas inferiores del total de azúcares, azúcares añadidos y carbohidratos en comparación con los consumidores de bebidas con azúcar.8

Si se observa el estudio de Sylvetsky et al. con mayor detalle y se ponen sus conclusiones en contexto, es fundamental destacar, en primer lugar, las limitaciones asociadas a su diseño: al ser un estudio observacional transversal, sus conclusiones no pueden establecer causalidad. Además, los propios autores afirman que su análisis no tuvo en cuenta la calidad de la dieta global de los participantes, un factor de confusión potencial que bien puede haber influido en los resultados del estudio.

Otra seria limitación de su análisis, que hace que las conclusiones del estudio sean aún más cuestionables, es el método de recogida de información utilizado para la evaluación de la ingesta de bebidas. De hecho, esta evaluación y, por tanto, el resultado de todo el estudio, se basó en el uso de un único auto-reporte de recuerdo de 24 horas, por parte de los niños o de sus padres. Este método puede aportar un sesgo importante al estudio, puesto que los resultados no se basaban en la medición real de la ingesta dietética, sino en el consumo auto-reportado de bebidas, y solo a lo largo de un único día, que bien podría no reflejar su dieta habitual. Es más, desde un punto de vista estadístico, la categorización de grupos empleada en este análisis de datos dificulta separar el consumo de bebidas edulcoradas bajas en calorías del consumo de bebidas con azúcar en cada grupo. Por ejemplo, los participantes se caracterizaban como consumidores de bebidas edulcoradas bajas en calorías si informaban sobre un consumo superior o igual a 4 oz de bebidas edulcoradas bajas en calorías durante un solo día, y menos de 4 oz de bebidas con azúcar, lo que no es una cantidad despreciable, y podría haber afectado a los resultados sobre ingesta de calorías y azúcares. Finalmente, el número de participantes en el grupo de bebidas edulcoradas bajas en calorías es pequeño (n = 345; aproximadamente el 6% de la muestra).

Los edulcorantes bajos en calorías, utilizados en alimentos, bebidas y edulcorantes de mesa, pueden proporcionar a las personas una amplia selección de opciones de sabor dulce con pocas calorías o sin calorías y pueden, por tanto, ser una herramienta útil, si se utilizan en vez de azúcar y como parte de una alimentación equilibrada y un estilo de vida saludable, para ayudar a reducir la ingesta total de azúcares y calorías, así como para controlar los niveles de glucemia.10 Además, los edulcorantes bajos en calorías no son cariogénicos, lo que significa que no contribuyen a la caries dental.10

Referencias

  1. Sylvetsky AC, Figueroa J, ZimmermanT, Swithers SE, Welsh JA. Consumption of low?calorie sweetened beverages is associated with higher total energy and sugar intake among children, NHANES 2011–2016. Pediatric Obesity. 2019;1–5. https://doi.org/10.1111/ijpo.12535
  2. Extract from publication: “We found a considerable weight of evidence in favour of consumption of LES [low energy sweeteners] in place of sugar as helpful in reducing relative EI [energy intake] and BW [body weight], with no evidence from the many acute and sustained intervention studies in humans that LES increase EI”. Rogers PJ., Hogenkamp PS., de Graaf C., Higgs S., Lluch A., Ness AR., . . . Mela DJ. Does low-energy sweetener consumption affect energy intake and body weight? A systematic review, including meta-analyses, of the evidence from human and animal studies. Int J Obes 2016;40(3):381-94
  3. Gibson S, Drewnowski J, Hill A, Raben B, Tuorila H and Windstrom E. Consensus statement on benefits of low calorie sweeteners. Nutrition Bulletin 2014; 39(4): 386-389
  1. Extract from publication: “replacement of a sugar-containing beverage with a sugar-free beverage significantly reduced weight gain and body fat gain in healthy children”. de Ruyter, JC., Olthof, MR., Seidell, JC., & Katan, MB.. A trial of sugar-free or sugar-sweetened beverages and body weight in children. N Engl J Med 2012;367(15):1397–1406
  2. Extract from publication: “results provide support for the use of NNS [non?nutritive sweeteners] beverages as a tool to help with weight loss and maintenance”. Peters, J. C., Beck, J., Cardel, M., Wyatt, H. R., Foster, G. D., Pan, Z., . . . Hill, J. O. (2016). The effects of water and non-nutritive sweetened beverages on weight loss and weight maintenance: A randomized clinical trial. Obesity (Silver Spring), 24(2), 297-304
  3. Drewnowski A., Rehm C., Consumption of Low-Calorie Sweetners among U.S. Adults Is Associated with Higher Healthy Eating Index (HEI 2005) Scores and More Physical Activity Journal: Nutrients, 2014, 6, 4389-4403; doi: 10.3390/nu6104389
  4. Patel L, Alicandron G, La Vecchia C. Low-calorie beverage consumption, diet quality and cardiometabolic risk factor in British adults. Nutrients 2018; 10: 1261
  5. Barraj LM, Bi X, Murphy MM, Scrafford CG and Tran NL. Comparisons of Nutrient Intakes and Diet Quality among Water-Based Beverage Consumers. Nutrients 2019, 11, 314; doi:10.3390/nu11020314
  6. Silva Monteiro L, Kulik Hassan B, Melo Rodrigues PR, Massae Yokoo E, Sichieri R, Alves Pereira R. Use of table sugar and artificial sweeteners in Brazil: National Dietary Survey 2008-2009. Nutrients 2018 Mar 1;10(3). pii: E295. doi: 10.3390/nu10030295
  7. The European Food Safety Authority (EFSA) has concluded that: “Consumption of foods/drinks containing intense sweeteners instead of sugar induces a lower blood glucose rise after their consumption compared to sugar-containing foods/drinks” and that: “Consumption of foods/drinks containing intense sweeteners instead of sugar contributes to the maintenance of tooth mineralisation”. EFSA Scientific opinion on the substantiation of health claims related to intense sweeteners. EFSA 2011 Journal 9(6): 2229, and 9(4): 2076