Ensayo sobre bebidas sin azúcar o bebidas azucaradas y peso corporal en niños

Nombre de la Publicación: N Engl J Med. 2012 Oct 11;367(15):1397-406. doi: 10.1056/NEJMoa1203034. Epub 2012 Sep 21.

Autor(es): de Ruyter JC, Olthof MR, Seidell JC, Katan MB. | Año de publicación: 2012

Resumen

ANTECEDENTES: El consumo de bebidas azucaradas se asocia a sobrepeso, tal vez debido a que los azúcares líquidos no producen sensación de saciedad, por lo que no se reduce el consumo de otros alimentos. Sin embargo, faltan datos que muestren que la sustitución de las bebidas azucaradas por otras sin calorías reduce el aumento de peso.
MÉTODOS: Realizamos un ensayo de 18 meses en el que participaron 641 niños con un peso primariamente normal de 4 años y 10 meses a 11 años y 11 meses de edad. A los participantes se les asignó aleatoriamente a recibir 250 ml (8 oz) al día de una bebida sin azúcar endulzada artificialmente (grupo sin azúcar) o una bebida similar azucarada que aportaba 104 kcal (grupo con azúcar). Las bebidas se distribuían a través de los colegios. A los 18 meses, el 26% de los niños había dejado de consumir las bebidas; se imputaron los datos de los niños que no terminaron el estudio.
RESULTADOS: La puntuación z del índice de masa corporal (IMC, el peso en kilogramos dividido por el cuadrado de la estatura en metros) aumentó de media 0,02 unidades de desviación típica (DT) en el grupo sin azúcar y 0,15 unidades de DT en el grupo con azúcar; el intervalo de confianza (IC) del 95% de la diferencia era de -0,21 a -0,05. El peso aumentó en 6,35 kg en el grupo sin azúcar, en comparación con los 7,37 kg del grupo con azúcar (IC del 95% de la diferencia, de -1,54 a -0,48). Las mediciones del grosor de los pliegues cutáneos, la proporción cintura-estatura y la masa adiposa también aumentaron significativamente menos en el grupo sin azúcar. Los acontecimientos adversos fueron leves. Al combinar las mediciones a los 18 meses en 136 niños que habían interrumpido el estudio con las de 477 niños que lo terminaron, la puntuación z del IMC aumentó en 0,06 unidades de DT en el grupo sin azúcar y 0,12 unidades de DT en el grupo con azúcar (p=0,06).
CONCLUSIONES: La sustitución enmascarada de bebidas azucaradas por bebidas sin calorías redujo el aumento de peso y la acumulación de grasa en niños con un peso normal. (Financiado por la Organización Neerlandesa para la Investigación y el Desarrollo Sanitarios y otros; número del estudio DRINK en ClinicalTrials.gov, NCT00893529.).

Sumario

En este ensayo clínico aleatorio y doble ciego de 18 meses de duración realizado con 641 niños de peso normal (estudio “Double-blind, Randomized Intervention Study in Kids” [Estudio intervencionista doble ciego y aleatorio en niños, DRINK]), la sustitución de una bebida azucarada por una sin azúcar dio lugar a un aumento de peso y de grasa corporal significativamente menor.

Los grandes aspectos a favor de este ensayo son su diseño doble ciego, el gran tamaño de la muestra (641 niños con peso primariamente normal de 4 años y 10 meses a 11 años y 11 meses de edad) –adecuado para obtener unos resultados precisos– y su duración de 18 meses, lo que garantizaba que el efecto observado no fuera transitorio. Los ensayos anteriores pueden haber producido resultados incoherentes debido al uso de muestras reducidas, a su breve duración, a un cumplimiento inadecuado o a la falta de aleatorización individual. Las mediciones de los niveles de sucralosa en la orina revelaron una alta tasa de cumplimiento en este ensayo. De acuerdo con estos hallazgos, que confirman también los de estudios anteriores (Ebbeling et al., 2012), los autores concluyen que las diferencias observadas en la grasa corporal y en la puntuación z del índice de masa corporal (IMC) se pueden atribuir principalmente a la bebida asignada.