Nuevas pruebas respaldan el uso de edulcorantes bajos en calorías para el control de la glucosa y la diabetes


Publicado: 21 junio 2017

Noticias científicas del 35o Simposio Internacional sobre Diabetes y Nutrición

Lo más destacado:

  • Los edulcorantes bajos en calorías pueden resultar útiles para el control glucémico al reducir la ingesta energética y de azúcar e incrementar el cumplimiento de los consejos nutricionales;
  • Los estudios observacionales que asocian los edulcorantes bajos en calorías con la diabetes no logran demostrar la causa y el efecto. La causalidad inversa puede explicar las asociaciones observadas;
  • Un nuevo ensayo clínico de 4 semanas confirma los hallazgos anteriores que indicaban ausencia de efecto de los edulcorantes bajos en calorías sobre la secreción de incretina o insulina.

Cada año, célebres investigadores de todo el mundo en el área de nutrición y diabetes se reúnen en el Simposio Internacional sobre Diabetes y Nutrición, organizado por el Grupo de Estudio sobre Diabetes y Nutrición (DNSG) de la Asociación Europea para el estudio de la Diabetes (EASD), para dialogar en torno a los nuevos hallazgos producidos en el ámbito de la dieta para la diabetes. Este año, en el 35o Simposio Internacional sobre Diabetes y Nutrición, celebrado del 19 al 22 de junio en Skagen (Dinamarca), se despertó un gran interés por el papel de los edulcorantes bajos en calorías en el control glucémico y de la diabetes, sobre lo cual hubo expertos que presentaron nuevos hallazgos de estudios en este área.

Un nuevo estudio realizado en seres humanos no ha mostrado ningún efecto de los edulcorantes bajos en calorías sobre la glucemia

Los resultados de un nuevo ensayo aleatorio controlado con dos grupos y financiado por el Instituto Alemán de Nutrición Humana con el fin de examinar los efectos a corto y largo plazo de los edulcorantes bajos en calorías sobre la liberación de insulina y de incretina se han presentado por primera vez en el Simposio del DNSG.

En el primer estudio (ensayo ILIAS-1), los investigadores llevaron a cabo siete estimulaciones individuales consecutivas por vía oral con glucosa o con diferentes edulcorantes bajos en calorías por sí solos (sacarina, aspartamo y sucralosa) o combinados en 14 individuos varones con metabolismo normal de la glucosa. Los resultados confirmaron los hallazgos anteriores de que los edulcorantes bajos en calorías no afectan a los niveles de glucosa postprandial, insulina, péptido C o incretina (GIP, GLP-1, GLP-2). Asimismo, la adición de edulcorantes bajos en calorías a la glucosa no modificó significativamente el perfil metabólico general.

Además del primer estudio a corto plazo, se llevó a cabo un estudio intervencionista transversal de 4 semanas (el ensayo ILIAS-2) para evaluar la respuesta metabólica al consumo de 1 l de refrescos con edulcorantes bajos en calorías frente a refrescos no azucarados sobre los índices glucémicos, y se llegó a la conclusión de que la exposición a largo plazo a una bebida endulzada con sacarina no afectó a la glucosa, a los niveles hormonales ni a la sensibilidad a la insulina, hallazgo de especial importancia que ratifica que el consumo elevado de bebidas dietéticas no afecta a la resistencia a la insulina.

Comentarios clave de la sesión sobre “Edulcorantes bajos en calorías en la dieta diabética”

Durante una sesión acerca de los “Edulcorantes bajos en calorías en la dieta diabética”, célebres expertos en este campo científico mostraron una visión general de las pruebas científicas relacionadas con el papel de los edulcorantes bajos en calorías en la epidemia de diabetes desde una perspectiva de salud pública y hablaron de las controversias sobre el consumo de edulcorantes y la salud.

Con una larga experiencia en investigación acerca de los edulcorantes bajos en calorías tanto en seres humanos como en animales, el Dr. Per BendixJeppesen, profesor ayudante de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) y organizador del Simposio del DNSG de este año, presentó los resultados de un nuevo estudio intervencionista de 8 semanas realizado en ratas, en el cual se investigaron los efectos de distintos edulcorantes bajos en calorías (aspartamo y glucósidos deesteviol frente a jarabe de maíz rico en fructosa [JMRF]) sobre la resistencia a la insulina y la acumulación de grasa en el hígado, indicadores de síndrome metabólico, y han llegado a la conclusión de que los dos edulcorantes bajos en calorías investigados no producían resistencia a la insulina ni esteatosis hepática, a diferencia del JMRF, que incrementó significativamente la resistencia a la insulina.

Estos nuevos hallazgos están en línea con un estudio anterior efectuado en seres humanos por la misma universidad en Aarhus, un ensayo intervencionista aleatorio y controlado de 6 meses en el cual se comparó la ingesta diaria de 1 l de bebida con edulcorantes bajos en calorías con la misma cantidad de una bebida azucarada, leche baja en grasa y agua (grupo de control) durante 6 meses. De hecho, las bebidas dietéticas tuvieron unos efectos metabólicos muy similares a los del agua y un impacto beneficioso sobre la acumulación de grasa (p. ej., la grasa hepática, el tejido adiposo visceral, la grasa muscular) y los lípidos en sangre (triglicéridos y colesterol total) en comparación con el consumo de bebidas azucaradas.

El problema de la causalidad inversa en los estudios observacionales que muestran una asociación entre el consumo de edulcorantes bajos en calorías y la diabetes ha sido uno de los temas abordados durante esta sesión por el Dr. Caomhan Logue de la Universidad del Ulster (Reino Unido). Como señaló el Dr. Logue, la causalidad inversa puede explicar las asociaciones observadas, lo que significa que las personas con diabetes buscan los edulcorantes bajos en calorías con el fin de reducir su ingesta de azúcar en lugar de lo contrario, e hizo hincapié en que los métodos utilizados para estimar la ingesta alimentaria de los alimentos edulcorados bajos en calorías en los estudios epidemiológicos posiblemente sean inadecuados. Por último, al presentar una visión general de los últimos datos científicos y la legislación sobre los edulcorantes bajos en calorías y la diabetes, destacó que las pruebas actuales apuntan a un papel beneficioso de los edulcorantes bajos en calorías utilizados en sustitución del azúcar para la glucemia y el estado del peso, lo que refuerza su valor potencial en la reducción del azúcar y la reformulación de los alimentos.

En general, existe un consenso dentro de la comunidad científica y médica en torno al bagaje colectivo de pruebas que respaldan el uso de edulcorantes bajos en calorías en lugar de azúcar en la alimentación de las personas con diabetes, ya que pueden brindar una alternativa al azúcar sin las calorías y sin afectar al control de la glucosa, al mismo tiempo que pueden incrementar el cumplimiento de los consejos dietéticos. Por supuesto, las personas con diabetes siempre deben leer las etiquetas de los alimentos para buscar otros ingredientes en los productos sin azúcar (p. ej., otros carbohidratos) que aun así podrían afectar a su control de la glucosa. En cualquier caso, la amplia disponibilidad de alimentos con edulcorantes bajos en calorías que existe ahora mismo en el mercado resulta especialmente importante para las personas con diabetes que están buscando alimentos y bebidas con buen sabor que les proporcionen el deseado gusto dulce, pero que también les puedan ayudar a cumplir las recomendaciones dietéticas acerca de la reducción del azúcar.

Haga clic aquí para ver una entrevista en vídeo con el Dr. Caomhan Logue hablando sobre el Día Mundial de la Diabetes y el papel que los edulcorantes bajos en calorías pueden desempeñar en la dieta diabética.

Si desea averiguar más cosas acerca de la participación de la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) en el 35Simposio Internacional sobre Diabetes y Nutrición, visite nuestra página específica haciendo clic aquí.